-Desde que llegó al cargo el covid lo ha copado todo. ¿Cómo lo lleva?

El balance es un poco agobiante por momentos. Parece que esto es el cuento de nunca acabar porque igual no estamos nunca en esa cuasi normalidad y esto ha venido para quedarse con brotes aislados. Lo llevo con incertidumbre porque tienes la esperanza de que todo vaya bien, el ser humano es capaz de sobreponerse.

-¿Tiene la sensación de que la gestión pura del Salud ha quedado solapada y no avanza?

Sí. En la vida personal y profesional un alto porcentaje del tiempo lo ocupa el covid. Todo tapa lo que son viejos y nuevos problemas.

-¿Cree que el sistema sanitario se va a volver a tensionar con esta séptima ola?

Puede ser que se tensione, pero es capaz de soportarlo gracias a los profesionales. Ha habido posibilidades de adaptarse según las circunstancias y creo que veremos la luz. Esta onda es de menor impacto de momento en los hospitales que en Atención Primaria. Es ahí donde se está generando la sobrecargas asistencial porque el 80% del covid se atienden en los centros de salud.

-¿Se equivocaron con la no renovación de los contratos covid a muchos sanitarios?

Creo que lo que tenemos que hacer siempre adaptarnos a las necesidades que tenemos. Para rastrear hace falta tener algo que rastrear. Si no hay nada, no tiene sentido contratar personas para esa labor. Ahora sí que hemos visto esa necesidad. La actividad ha crecido en todos los lados.

«Esta ola nos ha pillado a todos un poco por sorpresa. No esperábamos tantos contagios»

-Pero sabían que venía el invierno, con más virus estacionales y el covid todavía presente. ¿No hubiera sido mejor alargar esas contrataciones como han hecho otras comunidades?

Entiendo que haya habido críticas, pero hay que relacionar la actividad con las necesidades de personal. Si cerramos una uci, como sucedió con la que se habilitó en la capilla del Royo Villanova, no tiene sentido tener retén. Si en un laboratorio se estaban haciendo mil pruebas en vez de 3.500 PCR, no hace falta tanta gente.

-Entiendo, entonces, que no esperaban esta séptima ola.

Creo que este incremento de los contagios nos ha pillado a todos un poco por sorpresa el incremento del numero de casos. Pensábamos que habría brotes, porque eso estaba en el guion, pero por ejemplo el alto número de contagios en la ciudad de Huesca no lo esperábamos.

José María Arnal, el pasado jueves, durante la entrevista. ANDREEA VORNICU

-Se habla mucho de reorganizar la Atención Primaria, pero todo queda en las palabras. ¿En qué momento habrá cambios de verdad?

Hay que empezar a hacerlos ya. El covid ha ocupado prácticamente todo, pero hay muchas alternativas para mejorar la atención que deben empezar. Las poblaciones son dinámicas y hay lugares muy tensionados, con muchos usuarios por médico y enfermera, mientras que en otros son bajos. Por ejemplo, en Valdespartera hay un volumen de niños que no está en Delicias pero, sin embargo, en Delicias aunque haya menos menores los padres tienen dificultes de otro tipo que hacen que la atención sanitaria sea diferente. Cada centro de salud debe adaptarse a la idiosincrasia de cada lugar y no hay que basar la atención solo en tarjetas sanitarias, hay que tener en cuenta el código postal.

-Más de 8.000 personas en Aragón esperan una operación desde hace más de seis meses. ¿Se han marcado una cifra aproximada de descenso a medio plazo?

Es una realidad que no hemos podido atender toda la demanda. Cuando en la primera ola se paralizó toda la actividad, el reinicio no fue a la misma velocidad. Hay que incrementar los rendimientos quirúrgicos en el horario normal, pero también buscar suelo quirúrgico para intervenir más. Fomentaremos el autoconcierto y siguen los convenios privados.

«El covid es caro y el Salud ha gastado en recursos que de inicio no estaban presupuestados»

-Entonces, ¿no tienen una estimación de cuánto pueden reducir las listas de espera?

Es imposible. Cuando empezó la pandemia estábamos en 3.000 pacientes de larga duración y ahora hemos duplicado. Esperamos poder reducir las cifras pronto.

-¿El Salud tiene deuda o no?

El covid es caro. Hemos incrementado todo tipo de recursos y actividad porque ha sido y es necesario. Eso incrementa el gasto. Una PCR no es barata y ahora las hemos duplicado, pero detrás de ella hay mucho personal. En el verano de 2020 nadie esperábamos la ola que hubo (la de los temporeros) y ahí se hicieron muchas pruebas. También las bajas de los profesionales han aumentado, porque se comportan como el resto de la población y tienen sus aislamientos y cuarentenas.

-Se ha hablado de un agujero de 180 millones en el Salud. ¿Esa cifra es cierta o no?

Las cifras son difíciles de dar y o tenemos una varita mágica. Ahora se nos incrementado el gasto porque tenemos más de 100 personas que hace 15 días. Eso no estaba previsto ni presupuestado, pero lo volveríamos a hacer. La DGA tiene muy claro que el covid es caro, pero hay que invertir para curar. Es más caro tratar enfermedades que prevenirlas.

-¿Cuántos sanitarios hay de baja?

-Unas 225 personas.

-Un 9% de los sanitarios no se han vacunado con el covid en la comunidad. ¿Le sorprende?

No. ¿Me gusta? Tampoco. ¿Me incomoda? Sí, mucho. Me parece una irresponsabilidad y una irracionalidad por su parte, porque son los primeros que lo que tienen que hacer es proteger a los demás. Me sorprende que siga existiendo ese porcentaje. Todo el mundo sabe que el tabaco es malo, pero que haya un sanitario que fume, que está viendo las consecuencias, me parece grave. Con el covid pasa lo mismo.

«Las Navidades no serán como las del año pasado, pero hay que tener precaución»

-Como pediatra, ¿la vacunación contra el covid en niños debería haber llegado antes?

Los pediatras, por norma, somos más proclives a vacunar. Para todo hay unos plazos y ya tenemos la autorización. Es conveniente hacerlo porque, aunque no sean casos graves, los niños no viven solos.

-¿Qué Navidad prevé?

El Ministerio de Sanidad ha planteado tener un poco de precaución y creo que es lo más procedente. Tenemos que ver cómo impactará en la sociedad este puente largo. Las Navidades son contactos y, por ejemplo, muchas cenas de empresa se están echando ya atrás. No serán unas Navidades como las del año pasado, pero tampoco como las de hace tres. Recomendaría limitar las reuniones sociales y mantener todas las precauciones posibles.

-¿Qué tal la relación con los sindicatos?

Creo que es buena. Todos queremos lo mismo, que es atender bien a la población. A veces plantean cosas a las que no podemos entrar.

Te puede interesar:

-Se insiste en la falta de plantillas. ¿Ampliaría las plazas en las Facultades de Medicina?

Creo que más que en las facultades, el problema está en las plazas de MIR. Mucha agente se queda sin acceder a su especialidad. No se puede formar por formar porque esto no es una academia y un MIR requiere de un periodo concreto. Esa capacidad formativa, aunque ha crecido en los últimos años, debería tener más plazas.