El Consejo de Gobierno de Aragón ha dado luz verde este miércoles a la suscripción y aprobación del acuerdo de asociación entre el Instituto Aragonés del Agua (IAA) y la empresa pública Tecnologías y Servicios Agrarios, S.A. (TRAGSATEC) en su condición de beneficiaria coordinadora del proyecto Life20 Ebro Resilience P1. Se implementará una actuación piloto entre Fuentes de Ebro y Osera para mitigar los efectos de la riada. También son socios del proyecto la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón y las comunidades autónomas de Navarra y La Rioja.

Esta acción se enmarca dentro del paquete de medidas que el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente viene impulsando desde 2015 para mitigar las afecciones que suponen las avenidas extraordinarias del Ebro. Entre ellas, cabe destacar el proyecto piloto de "limpieza selectiva" que entre 2018 y 2019 llevó a cabo en los montes de utilidad pública en Sobradiel, Pradilla, Pina de Ebro y Alcalá de Ebro --dentro de los límites de su competencia--, y cuyos resultados han servido como experiencia para impulsar este año la primera convocatoria de subvenciones dirigida a municipios con alto riesgo de inundación, dotada con 400.000 euros.

Asimismo, también se han puesto en marcha dos líneas de subvención para redactar e implementar planes de emergencia en los municipios con riesgo. Desde 2017, el Gobierno de Aragón ha llevado a cabo 57 actuaciones por un importe global de 630.284,72 euros.

El proyecto Life20 Ebro Resilience P1 incorpora actuaciones en las tres comunidades autónomas y se centra en Aragón en el tramo Fuentes de Ebro-Osera de Ebro. El objetivo de esta nueva actuación va a permitir adaptar una de las márgenes, marcadas por un terreno agrícola intensivo, al paso de las inundaciones, reduciendo daños en fincas, infraestructuras de riego y defensas.

De esta forma, el agua se expandirá contra-pendiente, con velocidades bajas, y conformará un colchón de agua que minorará los posibles daños por erosión cuando se produzca el desbordamiento generalizado, mediante la creación de zonas de amortiguación de flujos transversales.

El proyecto en las tres comunidades autónomas tiene una duración de seis años --hasta el 31 de agosto de 2027-- y un presupuesto total de 13.310.350 euros y la contribución de la Unión Europea es de 7.318.564,00 euros. Los primeros cuatro años serán para su desarrollo y los dos últimos para evaluar resultados y sacar conclusiones.

En concreto, el Instituto Aragonés del Agua (IAA) aportará 106.990 euros y participará en el desarrollo de las siguientes acciones: transferencia y replicación de resultados, difusión del proyecto, participación en actividades de capacitación y gestión del proyecto.

Trabajos de emergencia

Te puede interesar:

En otro orden de cosas, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha puesto en conocimiento del Consejo de Gobierno los contratos realizados mediante trámite de emergencia para paliar y reparar los daños causados por la avenida extraordinaria del río Ebro en diciembre de 2021 y que ascienden a 62.717,8 euros (IVA incluido). Las zonas declaradas como inundables en el plan de protección de la ribera del Ebro son agrícolas, con numerosas explotaciones agrarias y ganaderas que se han visto afectadas, a las que hay que sumar los daños en las infraestructuras viarias y de riego.

Los daños se extienden a lo largo de la ribera del Ebro a su paso por la provincia de Zaragoza, afectando en mayor o menor medida a todos los municipios. Las actuaciones más relevantes son las llevadas a cabo en Novillas, Gallur, Remolinos, El Burgo de Ebro, Quinto y Gelsa. Para su ejecución ha sido necesaria la contratación de varias empresas que han suministrado varios dumpers, camiones bañera, motoniveladoras o áridos, entre otras cosas. Asimismo, también ha sido necesario el apoyo técnico de SARGA.