Descarbonizar la economía pasa, en algunos sectores, por impulsar el desarrollo del hidrógeno como alternativa a la electrificación. Es el caso del transporte pesado por carretera, donde la posibilidad de almacenamiento y distribución de energía renovable que ofrece este vector energético resulta esencial para alcanzar el objetivo de cero emisiones planteado para 2050.

La logística y la automoción son dos sectores clave de la economía aragonesa, de ahí el interés de muchas empresas la comunidad por adquirir conocimientos en torno a estas tecnologías, ya sea por necesidad o para explorar nuevos mercados y oportunidades de negocio. Para ayudar a las empresas a mejorar sus capacidades técnicas e industriales e impulsar el despliegue de las tecnologías del hidrógeno en la comunidad surge el Plan Complementario de I+D+i de Aragón 'Energía e hidrógeno verde', coordinado por el Departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, a través de su instituto tecnológico Itainnova. 

«Se trata de un plan a nivel país para establecer un ecosistema nacional de I+D+i en la temática de energía e hidrógeno verde», cuenta María García Camprubí, coordinadora del proyecto en Aragón. Este ecosistema aúna los recursos de I+D+i en esta temática de ocho comunidades (Aragón, Asturias, Canarias, Castilla La mancha, Extremadura, Madrid, Navarra y País Vasco) y del CSIC, que trabajarán de manera coordinada en torno a 13 líneas de actuación que cubren toda la cadena de valor del hidrógeno verde, desde su generación, a su distribución y usos

Una duración de tres años

El plan abarca de 2022 a 2024 y cuenta con una financiación global de 88,5 millones de euros. De estos, 5 millones de euros se destinarán a Aragón, cantidad de la que el Gobierno de Aragón aportará el 35,8% y el resto (64,2%) será financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación con cargo a los Fondos del Mecanismo de Recuperación y Resilencia. Según García Camprubí, se acaba de firmar el convenio y el proyecto se encuentra actualmente en fase de lanzamiento.

Además de Itainnova, las entidades aragonesas que participan son la Fundación Hidrógeno en Aragón y la Universidad de Zaragoza, que trabajarán en estrecha colaboración. Además, las líneas de trabajo que se van a poner en marcha están orientadas a dar soluciones a retos a los que se enfrentan las empresas aragonesas interesadas en las tecnologías del hidrógeno verde, como Lecitrailer, Sesé, Calvera, Arpa, Zoilo Ríos, Inycom y EpicPower con las que se colaborará activamente. 

Emulador de un tren de potencia de un vehículo eléctrico en el Instituto Tecnológico de Aragón, Itainnova. ITAINNOVA

Plantas de prueba

De este modo, «el proyecto se vertebra en torno a la puesta en marcha de varias plantas piloto, cuyo proceso de diseño, desarrollo, construcción y puesta en marcha es el eje central de las actividades», detalla la coordinadora del plan. 

Itainnova liderará técnicamente la puesta en macha de dos plantas piloto. Por un lado, una planta de generación de hidrógeno verde con un Laboratorio de Energía Cero Emisiones, que incluirá un sistema de generación de hidrógeno por electrólisis a baja temperatura mediante un electrolizador multistack (10kW). Y por otro, en el ámbito de usos del hidrógeno verde en el transporte pesado, se construirá y pondrá en marcha una cabeza tractora de gran tonelaje propulsada por pila de combustible de hidrógeno.

La Fundación Hidrógeno en Aragón liderará el desarrollo de otras dos instalaciones piloto. Una de ellas es una planta de generación de hidrógeno verde con un electrolizador de unos 30 kW, escalable a MW, y la otra consiste en adaptar la actual hidrogenera de sus instalaciones (con una presión de suministro actual de 350bar) para suministros a alta presión (700bar).

Distintos proyectos de investigación

Además de estos proyectos, que finalizarán con la puesta en marcha de las plantas piloto, Itainnova también trabajará en proyectos de investigación en temas como desarrollo de nuevos materiales para sistemas de almacenamiento de hidrógeno, desarrollo de herramientas de simulación multiescala para la optimización de componentes en electrolizadores, o estudios para el diseño de rutas logísticas verdes y la optimización de la ubicación de hidrogeneras en las mismas.

Por su parte, la Universidad de Zaragoza liderará actividades de I+D más relacionadas con la combustión de hidrógeno, la producción de hidrógeno a partir de residuos biológicos (por ejemplo, agrícolas) o estudios para la introducción del hidrógeno verde en la industria química.

Para García Camprubí, «el objetivo general es generar conocimiento científico y técnico abarcando toda la cadena de valor necesaria para alcanzar la neutralidad climática». Además, el proyecto aportará otros beneficios en la comunidad: «El despliegue del hidrógeno verde en Aragón incentivará el desarrollo de cadenas de valor de conocimiento e industriales y generará empleo y actividades económicas a corto y medio plazo, lo que contribuirá a la reactivación hacia una economía verde de alto valor añadido».