La Jefatura Superior de Policía de Aragón va a recibir a lo largo de este mes las reclamadas pistolas Táser, que proporcionan descargas eléctricas. Así lo anunció entre aplausos el sindicato Jupol en su cuenta de Twitter en la que señalaron que «estarán muy atentos del protocolo y procedimiento de la entrega de las mismas y de la formación correspondiente». Su implantación no es fácil, puesto que los agentes precisan de una formación específica.

Hace ya casi dos años desde que el Ministerio del Interior gastó 2,1 millones de euros en la adquisición de 1.000 dispositivos electrónicos de este tipo. Siete municipios aragoneses le tomaron la delantera y emplean este sistema que emplea descargas eléctricas a sus respectivas policías locales. El precio mínimo de cada una supera los 2.300 euros. Han pasado ya seis años desde que La Puebla de Alfindén incorporó las Táser a sus agentes municipales. Le siguieron las localidades de Tauste, Ejea de los Caballeros, Monzón, Pinseque y La Almunia de Doña Godina y Fraga