Los sindicatos educativos de Aragón califican la vuelta al cole tras las vacaciones de Navidad de “caos” sobre todo por las bajas provocadas por el coronavirus entre los docentes. De hecho, el viernes el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón convocó 85 plazas y el lunes, primer día de clase, 235; y este martes se han sumado otras 271 plazas. La oferta será diaria; a las 11 se darán a conocer las vacantes y dos horas más tarde acabará el plazo para su petición. Las incorporaciones serán al día siguiente de su adjudicación.

Desde las organizaciones sindicales consideran este procedimiento de “improvisado”, aunque en cierta manera entienden esa “rapidez” de convocatoria por la excepcionalidad del momento, pero cuentan que esto se podría haber evitado en cierta manera con el mantenimiento de las plantillas covid y los desdobles. Y aseguran además que si esto se mantiene en el tiempo, podría afectar “a la calidad educativa”.

Desde Csif afirman que la oferta de vacantes es “insuficiente” puesto que no todas son “bajas covid” y el primer día no se convocaron las de enseñanzas medias, cuenta Mónica de Cristóbal, la representante en educación. Además, señala que en algunas ocasiones no se corresponden las peticiones con las vacantes, quizá debido a la rapidez del proceso, que consideran aún así de “insuficiente para atender todas las demandas de los centros”. Creen que se podía adivinar que iba a haber un gran número de bajas. Para Csif “la rapidez y las formas no son adecuadas pero hablamos de una situación excepcional”. Además, también consideran positivo que se “elimine el castigo de ser suspendido den las listas” tras dar un no a una oferta vacante, sobre todo en determinadas especialidades.

Desde CGT también critican que la sustitución del profesorado se esté realizando “tarde, sin cobertura total de plazas, sin mantener las especialidades requeridas y con falta de recursos de gestión”. Cuentan además que al ser bajas de poco tiempo ha habido casos que una vez adjudicada la plaza al incorporarse al cole les han asegurado que “no hacían falta” y se han “usado de comodín” mientras que otras “no se han ofertado” pese a haber sido comunicadas.

Uno de los problemas es la adjudicación de plazas en materias especializadas, que desde Stea se consideran las más “tensionadas”, como son disciplinas como música, pedagogía terapéutica, audición y lenguaje o francés. La situación se hubiera evitado “manteniendo las plantillas covid” y así se hubiera aguantado mejor el ataque de esta nueva ola. Además, consideran que la calidad de la educación se está “resintiendo” puesto en en muchas ocasiones se trata del primer trabajo de un interino y está claro que “se aprende con la experiencia”; por eso, señalan que si esta situación dura poco no se notará pero “si se alarga, afectará en el deterioro de la calidad de la educación”. De hecho, desde Stea señalan que el profesorado de los cursos superiores que han promocionado tras el confinamiento “presentan más lagunas de lo habitual” en conocimientos.

También desde CCOO señalan que ha habido centros “con problemas para atender al alumnado” por lo que se han unido clases o aumentado guardias no previstas; y señalan que la modificación del sistema para pasar de 2 a cinco llamamientos semanales solo reduce en dos días el periodo en el que el centro está sin el personal necesario, por lo que piden “simplificar el procedimiento interno desde que la persona afectada comunica la baja hasta que esta se publica para ser sustituida”; eso en el caso de los docentes, porque en el personal no docente “los sistemas de sustitución son menos ágiles”.

Creen también que se da otro problema en las sustituciones cuando este también se encuentra confinado o enfermo sin documento médico, porque “no pueden solicitar plaza pero no pueden justificar por qué no la solicitan”.

Desde UGT señalan que ya pidieron que no se quitaran los refuerzos covid, que redujeran las ratios y se priorizara los desdobles, garantizando así la presencialidad segura, lo que implica una inversión económica, que no se ha hecho. Por eso, creen que los los llamamientos son necesarios, pero se podía haber evitado esta situación si no hubieran quitado los refuerzos covid.

En primera persona

En el Instituto Goya de Zaragoza califican este regreso a las aulas de “complicado”. Este martes tenían tres sustituciones covid y previstas otras tres, que se suman a otras bajas no provocadas por la pandemia. “Lo importante es que el alumnado esté atendido”, señala su directora, Ana Íñigo, que espera que este cambio no afecte a la calidad educativa porque aunque los alumnos notan el cambio de profesor, este “intenta esforzarse”. Cuando un maestro se incorpora se le da “una guía, unas pautas y se le pone en contacto” con el profesor al que sustituye para que la transición sea mínima, por lo que se intenta “llevar el día a día con la máxima normalidad”.