Aragón registró el año pasado 358 denuncias por supuestas negligencias sanitarias, un 25% más, de las que 23 tuvieron como resultado la muerte de la persona, según los datos facilitados ayer por la Asociación del Defensor del Paciente. Esto convierte a la comunidad en la décima autonomía más denunciada por estas cuestiones en 2022.

El colectivo, que presentó su memoria anual, recibió el año pasado 13.156 denuncias en toda España relacionadas a la sanidad pública y la privada, un 20% más que en 2020, pero algo ligeramente inferior a los 13.454 casos de 2019, el año anterior a la pandemia.

Algo parecido ocurre con los datos de negligencias que acabaron en fallecimiento. En 2021 hubo 628 reclamaciones, 100 más que en 2020, pero 129 menos que en 2019. La Comunidad de Madrid encabeza la lista de reclamaciones con 3.226 casos, mientras que Andalucía es la segunda, con 2.420 casos, y Cataluña la tercera con 1.704.

Aragón vuelve a aparecer en el informe de la asociación porque el hospital Miguel Servet de Zaragoza, según los datos, ocupa el puesto ocho entre los que presenta mayores reclamaciones por cuestiones relacionadas con temas de su servicios de Urgencias.

Aún así, el «peor parado» es el servicio de Urgencias del hospital La Paz de Madrid, aunque desde la Asociación del Paciente hicieron hincapié en la «caótica» situación del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, seguido del hospital Insular en Las Palmas de Gran Canaria y el hospital Virgen de la Salud en Toledo, de los que apuntaron a una «gestión deficiente». Según el documento, ningún otro hospital aragonés figura en las listas con más reclamaciones.

"El covid ya no es excusa"

Para Carmen Flores, presidenta de la asociación, los datos «hablan por sí solos» al registrar incrementos. «La excusa del covid ya no cuela, puesto que el sistema sanitario sigue sin ser idílico por la falta de recursos personales y materiales», dijo.

«La pandemia ha dejado al descubierto las vergüenzas del sistema. Nuestra sanidad no da para más debido a que la inversión no es la adecuada y continúa con su carácter abnegado», advirtió Flores ante posibles excusas de las diferentes administraciones a estos malos datos.

Respecto a los fallecimientos tras una mala praxis médica, desde la Asociación del Defensor del Paciente señalaron que la causa principal ha sido «el error de diagnóstico y la pérdida de oportunidad terapéutica», apuntaron. Además, el informe señala que 122 bebés nacieron con alguna discapacidad en 2021, lo que supone 25 casos más que en 2020, relacionados con «partos llevados de forma inadecuada o con fórceps, causando secuelas como sufrimiento fetal, parálisis cerebral o braquial», explicaron.