La reforma laboral convalidada este pasado jueves por el Congreso de los Diputados comienza a cambiar la forma de contratar en Aragón y en el conjunto de España. Aunque su efecto todavía no tiene un gran impacto en el mercado de trabajo, el incremento de los contratos indefinidos ya se dejó notar durante el mes de enero hasta alcanzar el 15,4% del total, lo que supone un registro histórico, ya que el peso de los temporales suele suponer algo más del 90% de los nuevos contratos. Pero eso tiene visos de cambiar. 

La comunidad totalizó en enero un total de 42.109 contratos, de los que 6.504 fueron temporales, lo que representa el 84,6% del total. De esta forma, más de 15 de cada 100 nuevas contrataciones en Aragón fueron indefinidas en el primer mes del año. Esta modalidad no superaba el 10% desde julio de 2015 en la comunidad.

«Hemos notado que hay un cambio de tendencia tímido, aunque todavía es pronto para ver los efectos de la reforma laboral en su plenitud», apunta la directora regional de Adecco en Aragón, Herminia Lombarte, que, no obstante, subraya que el repunte de la contratación indefinida puede estar vinculada con el dinamismo del mercado de trabajo.

En comparación con enero del 2021, los contratos fijos han pasado de los 4.850 de entonces hasta los 6.504 de este año, es decir, casi 1.700 más. Una buena parte de estas firmas se realizaron a través de conversiones a indefinidos de trabajadores temporales (2.422), según los datos del Instituto Aragonés de Empleo (Inaem). 

Cambio de paradigma

Entre las ocupaciones que más contratos indefinidos registraron en Aragón destacan los camareros asalariados, con 392 rúbricas, en un sector en lo que lo tradicional es la temporalidad. La misma cifra se registró en los peones de las industrias manufactureras. Otra de las actividades que destacaron en enero fue la de vendedores de tiendas y almacenes, con 324 indefinidos, seguidos de los conductores asalariados de camiones (248), empleados domésticos (270) y personal de limpieza de oficinas y hoteles (260), según el informe de contratación del mes de enero elaborado por el Inaem. Resulta llamativo que la mayor parte de estas contrataciones indefinidas se producen en sectores vinculados con la temporalidad

Sin embargo, las dudas sobre los efectos que supondrá la aplicación total de la reforma laboral en Aragón existen entre los agentes sociales. El presidente de Cepyme Aragón, Aurelio López de Hita es de los que opinan que la nueva norma «no fomentará la contratación» sino que esta se retraerá. A su juicio, hay sectores como la agricultura, la construcción y los servicios que no pueden prescindir de la temporalidad

Economía terciarizada

La mayor parte de los contratos registrados en enero correspondieron al sector servicios, ya que aglutinó el 62,9% del total. La agricultura sumó el 18,5% de las contrataciones, mientras que la industria totalizó el 13,1% y la construcción el 5,5%.

«Probablemente habrá más contratos indefinidos en los próximos meses, pero no tengo tan claro que se contrate a tanta gente como se podría» dada la mejora del escenario económico, pronostica López de Hita, que también augura un incremento de la economía sumergida.  

Por lo pronto, apunta el líder de Cepyme en Aragón, no se está percibiendo en gran medida la reforma laboral, sobre todo, asegura, porque la pequeña y mediana empresa de la comunidad «lo tiene complicado».