Febrero ha sido un buen mes para el mercado laboral de Aragón. La progresiva vuelta a la normalidad tras superarse la séptima ola de la pandemia y la consiguiente explosión de los contagios, ha impulsado la creación de empleo y ha reducido el paro, aunque tímidamente. Hay 186 personas menos en el desempleo respecto a enero, de manera que la comunidad autónoma contaba al terminar el mes con 61.163 parados registrados en las oficinas públicas de empleo, una disminución del 0,3% mensual. Más contundente ha sido el incremento de la ocupación y la tendencia en favor de la generación de puestos de trabajo de más calidad, con un volumen de contratación indefinida sin precedentes en varias décadas gracias a los primeros efectos de la reforma laboral.

El empleo ha recuperado el terreno perdido por la crisis económica provocada por el coronavirus al superar incluso los niveles previos a su estallido. Así lo constatan los datos de afiliación media a la Seguridad Social de febrero, con un incremento del número de cotizantes de 2.689 personas respecto a enero –un 0,46% más–, hasta un total de 584.154, la cifra más alta de los últimos 14 años –desde febrero de 2008–. Respecto al mismo mes del año anterior, hay un aumento de 22.115 afiliados (3,93%) y casi de 10.000 en relación a febrero de 2020 (575.585), antes de la irrupción de la pandemia.

Además del impulso del empleo, otro de los datos más llamativos que deja febrero es la progresiva mejora de la calidad de la ocupación. Los contratos indefinidos alcanzan niveles récord, con 8.284 firmas en febrero, 1.780 más que en enero (27,3%) y el doble que hace un año (4.461 más), con un incremento de 116,7%. Sin embargo, los temporales bajan mensualmente un 12,3%, hasta 31.214 rúbricas, aunque suben un 5,9% en tasa anual.

De esta manera, el empleo fijo pasa a suponer el 20,9% de todos los generados en dicho mes gracias a la reforma laboral recientemente aprobada, ya que históricamente solía representar en torno a un 10%, una proporción que previsiblemente seguirá escalando ya que la norma que limita la temporalidad está en un periodo transitorio de aplicación hasta que finalice marzo.

Temor a los efectos económicos de la guerra de Ucrania

Los agentes sociales de Aragón destacaron este miércoles el buen comportamiento del mercado laboral en el mes de febrero. Estos positivos datos, sin embargo, se ven empañados por la inquietud que genera el estallido de la guerra en Ucrania tras la invasión de Rusia, cuyas secuelas económicas pueden pasar factura a la comunidad autónoma y al conjunto de España. Así lo temen las organizaciones empresariales CEOEy Cepyme, que advirtieron ayer sobre los efectos negativos que está desencadenado el conflicto bélico. «Además de las relaciones comerciales se ven afectados los costes energéticos y de materias primas, dada la potencia de estos países y su entorno en estas áreas», apuntaron.

Por su parte, los sindicatos UGT y CCOOde Aragón pusieron el acento en los cambios positivos que está trayendo la reforma laboral pactada por el Gobierno y los agentes sociales, que «empieza a mostrar operatividad en la contratación indefinida» al superar por segundo mes consecutivo la barrera del 10%, hasta alcanzar prácticamente al 21%, una tendencia que esperan que se consolide en los próximos años.

El descenso del paro en Aragón ha seguido un comportamiento similar al del conjunto de España, donde ha bajado un 0,4% respecto a enero, hasta quedar la cifra en 3.111.684 desempleados, es decir 11.394 menos. En el contexto autonómico, ha subido en ocho de las 17 comunidades y ha disminuido en las nueve restantes.

A la vista de la serie histórica, el paro registrado en febrero no parece seguir una pauta mensual muy marcada, aunque se observa tanto a nivel autonómico como estatal que tiende a aumentar en períodos de recesión (entre 2008 y 2013, por ejemplo), mientras que se reduce respecto a los meses de enero en las fases expansivas del ciclo (entre 2014 y 2019).

En comparación con el mes de febrero de 2021, el paro registrado en Aragón ha retrocedido casi un 30%, con 25.995 personas menos, lo que supone la segunda mayor caída anual de todo el país, tras Baleares. Se trata además de descenso más intenso, tanto en términos absolutos como porcentuales, desde el inicio de la serie estadística en 1994.

En cuanto al género, el paro se redujo en 339 hombres en la comparativa mensual (-1,4%), pero aumentó en 153 mujeres (0,4%). Por tramos de edad, subió en 185 personas entre los menores de 25 años (3,89%), pero disminuyó en 255 entre los 25 a 44 años (-1,1%) y en 116 entre los mayores de 45 (-0,34%).

1.570 siguen en ertes covid

Atendiendo a los sectores de actividad, el desempleo descendió respecto a enero en agricultura (-3,6%), industria (-1,9%) y construcción (-3,62%), mientras aumentó levemente en servicios (0,1%). En el colectivo sin empleo anterior subió un 3,8%. 

Te puede interesar:

Por provincias, la lista de desempleo bajó en Huesca y Teruel en 101 (-1,2%) y 93 personas (-1,8%), respectivamente, mientras que aumentó de forma residual en Zaragoza, con ocho parados más (0,02%).

El alargamiento de la última prórroga de los ertes covid hasta el 31 de marzo ha provocado que la cifra de afectados apenas haya variado en el último mes. Las empresas esperarán a finales de marzo para decidir si renuevan (o no) sus expedientes y transitan hacia la nueva legislación. El número total de empleados bajo este mecanismo cerró el mes en 1.570 en Aragón (101.736 a nivel nacional) pertenecientes a 513 empresas.