El presidente aragonés, Javier Lambán, ha vuelto a mostrar su apoyo al pueblo ucraniano y ha defendido la respuesta que ha dado Occidente a la invasión rusa de Ucrania.

El líder del cuatripartito ha considerado que la guerra en Ucrania ni es sino "la batalla del autoritarismo contra la democracia", por lo que ha llamado a "detener con entusiasmo a la dictadura".

Lambán ha realizado estas declaraciones desde Caspe, donde el Gobierno de Aragón conmemora hoy el Día de la Memoria con motivo del aniversario del bombardeo sobre la población civil en Alcañiz en 1938.

El presidente aragonés se ha mostrado "orgulloso" de la respuesta que, en esta ocasión, ha dado la Unión Europa y Occidente en su conjunto ante la invasión de Putin.

"En Crimea, hace años los países ya hicieron la vista gorda y pensaron que Putin se daría por satisfecho con ello. Ahora, estoy muy orgulloso porque se está dando la respuesta correcta. No hay que transigir con Putin. A Putin hay que obligarle a retirarse a sus fronteras", ha reclamado.

Por otro lado, el dirigente aragonés ha reconocido que las sanciones y la guerra también tendrán efectos en la economía aragonesa. Un coste que hay que asumir, ha considerado, porque "hay que sacrificarse para salvar la legalidad, la democracia y el orden internacional".

Recuento de viviendas disponibles

Además, el presidente ha confirmado que continúan las labores de contabilización de viviendas y camas disponibles en las que se podría dar acogida a los refugiados ucranianos. Todos estos recursos, ha explicado, "se pondrán a disposición del Gobierno de España".

Asimismo, con la reunión del Comité de Emergencias, se "ordenarán todas las muestras de solidaridad que están surgiendo" para ser más eficientes y eficaces y se destinarán 150.000 euros a atajar la crisis.

La redacción trabaja en la ampliación de la noticia.