Highfield Resources, matriz de Geoalcali, ha llegado a un acuerdo no vinculante en la que se definen los términos para la obtención de financiación por un importe de 312,5 millones de euros con un grupo de bancos europeos en relación con la denominada Mina Muga, un enclave para la extracción de potasa que se ha topado con una importante oposición social en el norte de la provincia de Zaragoza y en la zona navarra colindante por su incidencia en el medio ambiente.

El proyecto, que podría crear en torno a 800 puestos de trabajo, requerirá una inversión de en torno a 600 millones de euros. El lugar de explotación se halla al norte de la provincia de Zaragoza.

El citado montante cubrirá una parte significativa de la inversión destinada a completar la construcción de la primera fase del proyecto Muga, informa la empresa. Entre las entidades bancarias se encuentran Société Générale, ING Bank NV y Natixis, que establecerán una línea de financiación de 300 millones de euros y otra adicional para hacer frente a posibles sobrecostes por importe de 12,5 millones de euros.

Operación financiera

Además, la empresa "ha despertado interés por parte de bancos españoles que desean participar en la operación financiera", según Geoalcali. Para Ignacio Salazar, CEO de Geoalcali-Highfield Resources, “a medida que nos acercamos a la construcción de Muga, vamos alcanzando hitos como este, cruciales para el desarrollo del proyecto".

"Este es un logro importante en la estrategia de financiación de Muga, especialmente ahora cuando la potasa se ha convertido en un recurso estratégico por el actual contexto geopolítico", añade.

Mina Muga es un proyecto minero de extracción de potasa, ubicado en los términos municipales de Sangüesa y Undués de Lerda (altas Cinvo Villas), promovido por la empresa Geoalcali S.L.U., filial de Highfield Resources Ltd. Recibió la declaración de impacto ambiental favorable en 2019 y la concesión minera en 2021.

80 millones invertidos

Hasta el momento, la empresa ya ha invertido 80 millones para el desarrollo del proyecto. Mina Muga producirá hasta 500.000 toneladas anuales de muriato de potasa (MOP) durante la primera fase de desarrollo del proyecto hasta llegar al millón de toneladas.

La potasa es uno de los tres componentes más importantes en fertilizantes solubles comerciales. Resulta muy eficaz para mejorar el rendimiento de aquellas tierras que por su propia naturaleza no poseen las características idóneas para cultivos de primera necesidad, especialmente estratégica en el actual contexto geopolítico dado que Europa importaba el 42% de este mineral de Rusia y Bielorrusia.

La empresa aduce que el proyecto se desarrollará acorde con los más altos estándares sociales y medioambientales, tal y como se refleja en la declaración de impacto ambiental y la concesión minera, y bajo el marco regulatorio europeo y nacional, autonómico y local. Se contempla una inversión total en torno a los 600 millones de euros. Mina Muga se configura como uno de los principales motores industriales generadores de empleo tanto en Navarra como en Aragón.

Supondrá, según sus promotores, un importante impulso socioeconómico, contribuyendo a la fijación de población en zonas rurales que sufren de un acusado problema de despoblación, creando más de 800 puestos de trabajo y abriendo oportunidades de futuro para estos territorios.