EL FUTURO DEL PROYECTO OLÍMPICO

Reencontrarse en la negociación de los Juegos: del ‘carving’ al curling

Aragón araña una nueva cita para negociar a cuatro en el COE, pero quedan demasiadas incógnitas antes de lograr el acuerdo

Un snowboarder baja una pista de la estación de Aramón Formigal, que sí que aparece en la propuesta de la DGA.

Un snowboarder baja una pista de la estación de Aramón Formigal, que sí que aparece en la propuesta de la DGA. / ARAMON

Laura Carnicero

Laura Carnicero

Cualquier esquiador sueña con cortar la nieve con sus esquís haciendo carving cada vez en descensos más complicados. La sensación de rasgar el polvo blanco a toda velocidad y dibujar cicatrices en el camino desde la cima.

Así estaban las relaciones del Gobierno de Aragón con el Comité Olímpico Español, como rasgadas quedan las pistas con el paso de quienes bajan con sus esquís y sus tablas. Hace apenas diez días las palabras eran cortantes. Los comunicados, fríos como el hielo.

Aragón debía "sumarse" a la propuesta firmada por el Comité Olímpico Español, la Generalitat y el Gobierno de España si quería participar en la candidatura para los Juegos de Invierno 2030 después de negarse a estar en la reunión convocada por su presidente, Alejandro Blanco, por considerar que el planteamiento incumplía el compromiso de "equilibrio e igualdad" en sedes y pruebas entre ambas comunidades.

El jueves, después de una reunión que duró más del doble del tiempo previsto, el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, consiguió del propio Blanco el compromiso de que se celebre una nueva reunión.

Esta servirá, dijo luego el COE, para llegar a la "solución definitiva" que permita diseñar la candidatura conjunta. Sobre la mesa habrá dos propuestas. La que contentaba a Cataluña y la que propone Aragón.

En ninguna de ellas se habla del nombre, ni de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos de Invierno, ni de dónde se ubicará el centro de prensa internacional y el centro audiovisual, o el hotel de la numerosa expedición del Comité Olímpico Internacional. Tampoco cuál será el aeropuerto internacional de referencia de los Juegos de Invierno.

Unos detalles nada desdeñables a la hora de definir si la distribución es equitativa e igualitaria. El reparto de plazas hoteleras y el impacto de la llegada de cientos de periodistas desde todo el mundo, así como la cantidad de conexiones aéreas que se pondrían en marcha para la cita olímpica, queda todavía en el aire.

Todos estos centros, que necesitarán miles de metros cuadrados y de plazas hoteleras, deberán estar bien comunicados o ubicarse cerca de las pruebas olímpicas. Parece claro que las grandes ciudades, Barcelona y Zaragoza, Zaragoza y Barcelona, se disputarían la ubicación, pero nada se ha dicho al respecto.

Según señalan técnicos y políticos participantes en la preparación de anteriores candidaturas olímpicas, estos asuntos pueden desequilibrar –o reequilibrar– la balanza y todavía no han entrado ni siquiera en el reparto. Al menos, no lo han hecho de forma oficial, ya que hasta ahora todo el debate público y técnico se ha centrado en las disciplinas y las sedes.

El equipo de curling del Club Hielo Jaca, en las instalaciones del Palacio de Hielo de Jaca.

El equipo de curling del Club Hielo Jaca, en las instalaciones del Palacio de Hielo de Jaca. / CH JACA

El mimo del curling

A partir de ahora, con todo todavía por decidir, habrá que recurrir al mimo y la concentración de los atletas sobre el hielo en el curling. Saber cuándo acelerar y cuándo frenar. Lo decía el ministro Iceta también esta semana, aportando al debate poco más que una evidencia: si vamos peleados, el Comité Olímpico Internacional "no nos elegirá".

Por el momento, los máximos líderes políticos no reducen la velocidad, aunque la maquinaria de la negociación se haya reactivado.

Pere Aragonès dijo el jueves que no moverá «ni una coma» del «acuerdo» de la mesa técnica, agarrándose todavía a un pacto que también el COE y el Gobierno de España dieron por bueno, aunque desde el Ejecutivo aragonés lo siguen rechazando y definiendo como «equívoco» y «ambiguo» por cómo se tomaron las decisiones.

Las reuniones sin acta

Las seis reuniones de la ya famosa mesa técnica se celebraron de manera telemática, según pudo confirmar EL PERIÓDICO de varias fuentes presentes en ellas.

No hubo, por lo tanto, actas firmadas que demuestren el acuerdo o desacuerdo con la propuesta que después se trasladó a los medios. Fue algo así como un pacto entre caballeros que después se sintió desde Aragón si no como una traición, como un "incumplimiento flagrante" de la palabra dada.

Lambán dejó claro el viernes que Aragón no quedará "supeditado" a Cataluña porque ello dejaría maltrecha la posición de la comunidad no solo en la cita olímpica, sino a posteriori, cuando los esquiadores que duden entre las estaciones del Pirineo a uno y otro lado del río Noguera Ribagorzana tengan que elegir entre las que acogieron los Juegos o las que no tuvieron ninguna prueba.

Pero después de tanto debate y confrontación, todo puede quedar en nada. Aún salvando todos los problemas políticos y técnicos presentes y futuros, la candidatura olímpica del COE tendrá un nuevo escollo. La consulta catalana, presencial pese a los avances tecnológicos, llegará en pleno periodo vacacional y será vinculante.

El último ingrediente de la tarta que puede dejar en anécdota todas las piruetas políticas y técnicas para encajar en el mapa dos posiciones encontradas. 

Suscríbete para seguir leyendo