Kiosco

El Periódico de Aragón

La respuesta aragonesa ante el conflicto ruso

Tarazona se convierte en ejemplo de acogida a refugiados ucranianos

El convoy solidario de Tarazona volverá a partir hacia la frontera entre Ucrania y Polonia el próximo 25 de abril

El grupo de turiasonenses liderado por Miguel Taus en su primer viaje a Polonia.

Cuando el empresario turiasonense Miguel Taus partió junto al resto de sus compañeros en un viaje de ayuda humanitaria a la frontera entre Polonia y Ucrania, su expedición sentó un precedente. Fueron muchos los convoyes que durante las siguientes semanas salieron desde distintos puntos de la comunidad aragonesa y tomaron como ejemplo el modus operandi de los turiasonenses.

Esta semana, y aprovechando la fiesta organizada por el ayuntamiento para dar la bienvenida oficial al grupo de refugiados ucranianos llegado hace un mes al seminario, Taus anunció una nueva expedición para traer un grupo con 60 refugiados más. En esta ocasión, el modo de proceder será diferente. «Hemos comprado billetes de avión y el día 25 de abril viajaremos a Varsovia. Desde allí cogeremos un autobús y volveremos con un grupo de entre 50 y 60 persona. El objetivo es volver a gente que pueda quedarse de forma estable y haga crecer tanto el pueblo como la comarca», explicaba Taus en declaraciones a este diario.

Una vez lleguen a Tarazona, el autobús volverá a Varsovia cargado con ayuda humanitaria que se entregará en el centro de refugiados con el que colaboran los turiasonenses. «Nuestros contactos nos han dicho que ahora lo que más necesitan es medicamentos y material sanitario y es lo que vamos a cargar en el autobús», aclaraba Taus.

En esta ocasión, la iniciativa solidaria responde a una petición de ayuda que llega desde el propio campo de refugiados de Varsovia. «Nosotros ahora mismo no teníamos otro viaje en mente pero fueron ellos los que desde Polonia nos llamaron para pedir ayuda», apuntó el empresario. «Muchos piensan que las cosas ya están más calmadas, pero la verdad es que Polonia está completamente colapsada y piden ayuda por toda Europa porque no pueden atender en condiciones a todas las personas que todos los días siguen huyendo de Ucrania», añadió.

Este martes los menores ucranianos empezarán a asistir al colegio. DAVID CHAIN

El resultado del viaje fue tan positivo que el modelo que siguió Taus va a presentarse en la Unión Europea como modelo. «Esperan que poniéndonos como ejemplo puedan conseguir que haya mayor repercusión entre otros empresarios y que haya más iniciativa privada que se anime a enviar ayuda y a seguir sacando a gente desde Polonia», explicó.

Además, el empresario aseguró que los vecinos de Tarazona continúan volcados con la causa y que las donaciones son continuas. «La cuenta bancaria está abierta y seguimos recibiendo ingresos. No son solo los billetes de avión, hay que pagar un autobús con cuatro conductores desde Varsovia hasta Tarazona, todo ayuda que nos llegue es bien recibida», explicaba Taus.

Una buena adaptación

La adaptación del grupo de refugiados ucranianos que llegó hace ya un mes a Tarazona está siendo muy buena. «Se sienten muy agradecidos y no dejan de decirlo. Ahora mismo están yendo a clases de español para buscar trabajo y van realizando tareas para estar ocupados. Por ejemplo, se encargan de mantener arreglados los jardines del Seminario», explicaba Taus.

En el ayuntamiento de Tarazona, es la concejalía de Servicios Sociales la que se encarga de favorecer al máximo esta integración. «Ya hemos gestionado los permisos de extranjería, el empadronamiento en Tarazona y el alta en la Seguridad Social, y seguimos pendientes de cualquier necesidad que pueda surgir», explicaba Lourdes Sánchez, concejala de Servicios Sociales. Esta próxima semana, coincidiendo con el final de las vacaciones escolares, los niños comenzarán a asistir a clases en los cuatro colegios con los que cuenta la localidad. Según la concejala, «los centros están preparados para la adaptación de los menores y favorecer su bienestar».

Hace un mes llegaban unas 60 personas que siguen instaladas en el seminario de Tarazona. DAVID CHAIN

Desde el consistorio confirman que el grupo cuenta con atención continuada por parte de trabajadores sociales de Cruz Roja, que están pendientes de cualquier necesidad que pueda surgir.

«Tenemos que ser conscientes de que acaban de salir de una guerra, lo más importante para ellos es mantener el contacto con sus familias y asegurarse que están vivos», comentaba Taus. «La semana pasada veían las imágenes del ataque a una estación de tren y era la de su ciudad. Incluso llegaron a reconocer a vecinos y conocidos en las imágenes. Están felices de estar aquí a salvo, pero no se olvidan de todo lo que dejaron atrás», concluye.

Compartir el artículo

stats