Kiosco

El Periódico de Aragón

SAN JORGE 2022

Aragón presume de pasado mirando al futuro sin complejos

Aspanoa y ‘Andalán’ son galardonados en un acto en el que no se olvidó a Ucrania

Discurso de Gabriel Tirado en presencia de Fernández Clemente, Lambán y Sada.

Tierra abierta, pueblo grande, Aragón. Patria mía, patria mía, Aragón. Los últimos versos del Himno oficial de la comunidad, una vez que ya hemos visto la tierra que pone libertad, pusieron los pelos de punta a más de uno en declamación. Hacía bien poco que había empezado el acto en La Aljafería, el palacio de la alegría, como bien recordó Javier Lambán que se llamó a este marco inigualable que sostiene diez siglos entre sus muros. Este sábado acogió una jornada conmovedora, con una normalidad casi apabullante, solo matizada por un pequeño porcentaje de mascarillas entre los invitados. Todos, sin excepción, soltaron tres o cuatro tandas de aplausos de las que estremecen.

Lambán y Azcón charlan en presencia de Olona y Sada. |

Aragón mira estos días al pasado, a sus 40 años de Estatuto, orgulloso de su gente, de su historia reciente, sacudiéndose con seguridad sus defectos, cada vez más consciente de sus virtudes. "Los aragoneses somos mejor de lo que nos creemos", dijo el presidente aragonés, que tuvo la satisfacción de entregar el Premio Aragón a los fundadores de Andalán, aquellos que pusieron en marcha el proceso de transición democrática en Aragón, algo que "no se paga con esta medalla, que no se paga con nada, ni siquiera con el reconocimiento y gratitud que el Gobierno y las Cortes os estamos testimoniando".

Sada colo la medalla de las Cortes a Jorge, de Aspanoa.

La publicación nació en septiembre de 1972. Faltaban tres años largos para la muerte de Franco, para el principio del cambio en España, como consecuencia en Aragón. Todo lo que pasó en esos tiempos tuvo mucho que ver con lo que esa raza de idealistas imaginó y escribió para alterar "el paisaje anodino que era entonces la región aragonesa", explicó el presidente, que los reconoció "como un ejemplo cuyos principios tratamos que impregnen nuestra realidad presente", que hoy es más madura pero bien parecida a la que se reunió en Teruel para poner en marcha la comunidad y el proceso estatutario culminado el 9 de abril de 1978 en la iglesia de San Pedro de los Francos de Calatayud. Cuatro años después vería la luz el Estatuto original de la autonomía, hoy ya cuarentón en el mejor de los sentidos.

Izado de bandera en el patio de Santa Isabel.

Izado de bandera en el patio de Santa Isabel. IGNACIO MARTÍN

El primer aplauso no fue, sin embargo, para Eloy Fernández Clemente, que dijo llegar "con la voz a cuestas" para representar "a esta tierra nuestra, dura y callada, aun bajo una férrea dictadura". La ovación inicial se la llevó Jorge, el niño que recogió la Medalla de las Cortes a Aspanoa, concedido por el Parlamento de Aragón por el espíritu de superación.

Dijo Javier Sada, que protagonizó una simpática entrega del premio con el niño de la sonrisa vergonzosa, que se lo merecía esta asociación "por su rasmia, por ser transmisores de esperanza y vida; por ser para todos". Es lo que simboliza esta entidad definida "por niños y niñas como Jorge", a quien el presidente de las Cortes homenajeó visiblemente emocionado "por su forma de afrontar semejante prueba de vida con valentía, fuerza y unión".

"Nuestros hijos no son diferentes", afirmó el presidente de Aspanoa, Gabriel Tirado, que aseguró que el galardón "es de toda la sociedad" y sirve como impulso a esta intachable entidad "para seguir trabajando con más ilusión si cabe", una lucha por la vida en la que hoy está bien metida Ucrania, país que estuvo muy presente en el acto.

El Gobierno de Aragón y el Parlamento trasladaron su apoyo a este pueblo y entregaron a la presidenta de la Asociación Ucraniana de Residentes en Aragón (AURA), Alina Klochko, un diploma en el que aparecen enlazadas sobre la silueta del país invadido y de la comunidad las banderas de ambos territorios, acompañado de un texto de solidaridad en el que se recuerda a todas las víctimas de la guerra. "Los corazones lloran por Ucrania", rezaba el cuadro portado por dos niños ucranianos que han intercambiado con dos mozos de la tierra por la bandera de Aragón antes de dirigirse hasta la alberca sur del patio de Santa Isabel para izar la bandera de Aragón.

El acto concluiría poco después con el himno de España, que sonó incómodo para cerrar tan seguido del de Aragón y esta patria mía que tiene "derecho a soñar", como pidió Lambán, que recordó que pronto cumplirá mil años el Reino de Aragón que quiere mantener la conciencia crítica que permitió crecer a esta tierra hermosa que entre todos habrá que levantar.

Compartir el artículo

stats