Kiosco

El Periódico de Aragón

EL SECTOR AGROLIMENTARIO

El Ternasco de Aragón se redefine como "carne rosa" para difundir sus virtudes

La indicación geográfica protegida (IGP) del ovino lanza una nueva campaña de promoción para seducir a 4 millones de consumidores del nordeste de España con los atributos alimenticios y sociales de este producto de calidad

Presentación de la nueva campaña de promoción del Ternasco de Aragón.

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ternasco de Aragón han lanzado una campaña de promoción en la que se define como carne rosa, un nueva categoría para difundir los beneficios alimenticios y sociales este producto de calidad. Un alimento "sostenible, equilibrado, nutritivo y lleno de sabor" que aúna lo mejor de las carnes rojas y blancas, unos atributos con los que tratará de seducir y captar la atención de al menos 4 millones de consumidores del nordeste de España.

La iniciativa ha sido presentada este lunes en la sala de la Corona del edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón, en un acto que contó con la participación del presidente de la comunidad, Javier Lambán. La campaña cuenta con un presupuesto de 703.000 euros, en su mayor parte sufragados por el Ejecutivo autonómico, y incluirá publicidad, dinamización de los puntos de venta y acciones de prescripción y comunicación digital.

Esta redefinición de la marca de cordero de calidad certificada se apoya en las investigaciones llevadas a cabo en más de 15 años por grupos científicos, que concluyen que el ternasco, con su distintivo color rosado, combina las virtudes de las carnes rojas y blancas. "Queremos ser la alternativa para un consumo equilibrado de carne de calidad, homogéneo, sostenible con el medio rural y natural y que siempre se disfruta", aseguró el presidente de la IGP, Juan Carlos Brum.

El objetivo de este nuevo posicionamiento, que perdurará en el tiempo, es mejorar el reconocimiento de la marca a nivel nacional y que "nos diferencie claramente en un mercado complicado". La campaña tendrá amplía presencia en comunidades como el País Vasco, Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana, donde este producto tiene mayor penetración y potencial de crecimiento.

Más de 500 ganaderos de 294 pueblos

En un contexto general en el que se pone en entredicho la calidad de la carne y los efectos para la salud de quienes la consumen, así como la sostenibilidad de sus modelos de producción, el Ternasco de Aragón ha apostado por definir más claramente su posicionamiento buscando una mayor diferenciación. Para ello, el consejo regulador de la IGP realizó una investigación de mercado con la empresa aragonesa AC Consultores, en la que se concluyó que los consumidores en España distinguen, principalmente, dos tipos de carnes atendiendo a su color: rojas y blancas. Y a cada una le atribuyen unos atributos concretos.

Las primeras serían principalmente de vacuno y las segundas de pollo, conejo y cerdo. Resumiéndolo mucho, los consumidores destacan que las carnes rojas serían más sabrosas, más nutritivas y más sostenibles; y las blancas, por contra, más saludables y más equilibradas, según dicho estudio. Ante esta disyuntiva, el cordero Ternasco de Aragón se erige como alternativa al combinar "lo mejor" de ambas, lo que le permite crear una mueva categoría atendiendo al color rosado que la distingue.

La IGP Ternasco de Aragón cuenta actualmente con 572 ganaderías inscritas y 315.196 ovejas registradas para la producción de corderos, una actividad que da vida a 294 pequeños pueblos de Aragón. El pasado año certificó 184.089 canales, un 6,73% menos, pero algo más de la mitad ya se venden fuera de la comunidad.

Lambán ensalzó este producto por ser una carne de «excelente calidad» y representar una «seña de la identidad aragonesa». «Forma parte de nuestra historia», recalcó. Lamentó, sin embargo, que la ganadería ovina sea la «peor tratada» por la Política Agraria Común (PAC) y reclamó que «merece más apoyo de la Administración». 

El presidente situó a la agroalimentación como un sector «estratégico» y «básico» de la comunidad para su presente y el futuro. La apuesta del Gobierno autonómico, recordó, es que Aragón pase de ser «granero a despensa» para que el «esfuerzo en regadíos, inversiones industriales y capital humano se desarrolle plenamente y genere todo su valor añadido aquí». 

En este sentido, abogó por seguir invirtiendo en campaña de promoción de los alimentos aragoneses, algo en lo que «hemos mejorado bastante» pero «no lo suficiente». «Deberemos esforzarnos más en los próximos años», agregó.

Compartir el artículo

stats