Kiosco

El Periódico de Aragón

PROTAGONISTAS EN EL CUPÓN DE LA ONCE

Cuando acariciar es un peligro

"El perro guía es nuestros ojos, por lo que no hay que tocarlo ni darles de comer para evitar despistes", dice la presidenta de usuarios de Aragón / El 29 de abril se celebra su Día Internacional y este miércoles protagonizan el cupón de la ONCE

Astrid es la perro guía de Leticia Dionisio desde hace más de seis años. SERVICIO ESPECIAL

Dan autonomía y seguridad a los usuarios y tienen derechos y también obligaciones. Son los perros guía. En Aragón hay unos 28 y el próximo viernes, 29 de abril, celebran su Día Internacional, aunque dos días antes, el miércoles 27, serán protagonistas del cupón de la ONCE –cinco millones y medio de ejemplares repartidos por toda España–, bajo el lema En el transporte también somos uno.

Pueden subir al autobús, al taxi o al tranvía, en barco y avión; de hecho, todos los establecimientos tienen obligación de dejarlos acceder. Solo hay dos excepciones, las «salas esterilizadas de los hospitales y los quirófanos», reconoce Leticia Dionisio Pascual presidenta de la Asociación de Usuarios de Perros Guía de Aragón. La suya se llama Astrid y conviven desde hace más de seis años y medio.

El Día Internacional pretende «concienciar a la ciudadanía de los derechos y obligaciones del perro guía», asegura Dionisio; quien reconoce que en Aragón «por suerte cada vez hay menos prohibiciones». Quizá en alguna tienda pequeña o restaurante, pero normalmente «por desconocimiento» pero cuando explican la situación «nos dejan entrar». Si no, se llama a la policía pero «casi nunca hace falta», afirma.

Cupón conmemorativo. | SERVICIO ESPECIAL

La mayor barrera que se encuentran en la calle «es la gente». No se dan cuenta de que «son nuestros ojos, nos van guiando y muchos los tocan sin permiso», lo que puede provocar que se despisten ante un bordillo, señala. Y añade: en el centro de Zaragoza existen pocos, así que el principal problema a los que se enfrentan es «encontrar dónde está el cruce».

Pero también la falta de semáforos sonoros, que las marquesinas dijeran en voz alta qué línea de autobús viene o una aplicación que señalara cuando pasa un taxi para así «no tener que depender de nadie». Porque el perro guía pero hay que «darle las instrucciones de derecha o izquierda», asevera.

Por eso, la confianza entre ambos tiene que ser del cien por cien, «fidelidad absoluta», señala. Para Leticia, Astrid es «mi todo, mis ojos, pero también parte de mi familia. Está conmigo las 24 horas», dice. Así que cualquier despiste cuando les quieren acariciar o les dan algo de comer puede ser un peligro» ya que, son perros y como tal «quieren jugar»; y de hecho, Astrid es «muy juguetona».

Por eso es importante "conocer su personalidad y ella la mía"; de ahí que el primer año sea de "aprendizaje" y de "adaptación" tanto para guiar por la calle como en casa. Ahora, después de seis años y medio juntas "no hay que decir nada: con un gesto sabe lo que quiero y viceversa".

En Aragón, el Día Internacional no se conmemora de ninguna «manera especial», sí con charlas en colegios («como todos los miércoles») y, sobre todo, «dejándonos ver» con los perros, aunque reconoce que tienen pendiente el tradicional paseo ciudadano porque durante la pandemia no se ha podido celebrar porque «las distancias no las controlamos».

Compartir el artículo

stats