Kiosco

El Periódico de Aragón

EL SECTOR DEL AUTOMÓVIL

Stellantis Zaragoza ha dejado de fabricar 20.000 coches en lo que va de año

La planta de Figueruelas ha cancelado unos 60 turnos de trabajo desde el inicio de 2022 / Las paradas de la factoría por falta de componentes se han vuelto de agudizar en los dos últimos meses

La planta automovilística de Stellantis (PSA/Opel) en Figueruelas, en la que trabajan más de 5.000 personas. | JAIME GALINDO

El año 2022 no ha empezado con buen pie para la factoría de Stellantis (antes PSA/Opel) en Figueruelas. Tras dos ejercicios irregulares por los efectos de la pandemia y, sobre todo, a causa de la falta de microchips, la planta automovilística sigue sin levantar cabeza en términos de producción, al igual que le ocurre a toda el sector en España y a nivel europeo. Aunque en enero se vislumbraba una cierta normalización de la actividad tras una larga temporada de inestabilidad, los problemas de suministro de componentes han vuelto a agudizarse en los dos últimos meses, algo en lo que ha podido influir también el estallido de la guerra de Ucrania. A causa de esta situación coyuntural, la fábrica acumula en lo que va de año unos 60 turnos de trabajo cancelados, lo que supone que se hayan dejado de producir más de 20.000 vehículos, según estimaciones de los sindicatos.

La ralentización de la producción está siendo especialmente intensa en los últimos días. La línea uno, en la que se montan los todocaminos Citroën C3 Aircross y Opel Crossland, lleva parada desde el pasado jueves por la tarde y no volverá a ponerse en marcha hasta el miércoles a las 14:00 horas, pero el resto de la semana solo producirá el segundo modelo ya que no se disponen de componentes para ensamblar el de la marca francesa. Esto supone la cancelación de un total de siete turnos de trabajo.

En la línea dos, en la que se hace el turismo Opel Corsa, se suspendieron los turnos de la tarde del viernes y la noche del domingo, pero funcionará con normalidad desde este lunes a las 6.00 horas.

Efectos de la guerra

La compañía se ve obligada a decretar los parones de sus cadenas de montaje al no poder abastece de componentes de forma estable. El problema se viene produciendo desde hace ya un año y medio y afecta principalmente a los semiconductores, los famosos microchips que escasean a nivel mundial porque los fabricantes de los mismos, asentados en países asiáticos, no dan abasto ante una demanda que está disparada a raíz de la pandemia.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia no ha hecho más que complicar más las cosas. Este país del Este europeo es uno de los principales fabricantes de cableados para el automóvil y el conflicto bélico también ha dañado la cadena de suministro de materias como el titanio, el hierro o el paladio. Otro problema adicional que ha mermado la producción de Stellantis Figueruales en el primer trimestre del año ha sido el paro del transporte por carretera, que se prolongó durante 20 días y provocó el bloqueó de algunos.

El Gobierno amplía 10 días el plazo para optar al PERTE de vehículo eléctrico

El Gobierno ampliará el plazo para solicitar las ayudas del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del vehículo eléctrico y conectado en hasta dos semanas más allá del 3 de mayo, cuando está previsto su cierre. Así lo asegurado recientemente el secretario general de Industria y Pymes, Raül Blanco, una medida que trataría de dar respuesta a las quejas mostradas por las empresas del automóvil ante el poco tiempo que dio el Gobierno para presentar proyectos.La idea es ampliar en diez días el plazo para solicitar las subvenciones.


Este cúmulo de dificultades ha que la factoría aragonesa vuelva a trabajar al ralentí, como ya le ocurrió durante buena parte de 2020 y 2021, primero por el estallido del coronavirus y después por la falta de semiconductores. Al comienzo de 2022 parecía que la producción se iba a normalizar al recuperar en enero el turno de noche de la línea del Corsa y fijarse varios sábados como días de trabajo. En marzo se preveía también que volviera a funcionar en horario nocturno la línea uno, pero la empresa dio marcha atrás a la decisión al reavivarse los problemas de suministro, lo que supuso dejar en suspenso la contratación de 400 de los 600 empleados temporales con que se iba a reforzar para funcionar al máximo de su capacidad.

La escasez de microchips provocó que la producción de la factoría zaragozana bajará casi un 15% en 2021, hasta los 334.000 coches, 56.000 menos que en el ejercicio anterior (390.000) y 137.000 por debajo –un 29%– de la cifra alcanzada en 2019 (471.000), antes de la pandemia.

El ritmo de producción de los centros de fabricación de vehículos tanto en España como en Europa se ha ido reduciendo desde diciembre de 2020 y se ha traducido en paros continuados en las principales factorías del país, ertes e, incluso, recortes en el empleo temporal.

La producción del sector en España cae casi un 17% en el primer trimestre

La escasez de chips y componentes, la subida del precio de las materias primas, la inflación y la guerra de Ucrania sigue afectando negativamente a la producción de vehículos, que cayó en España en marzo un 20,1% respecto al mismo mes del año pasado. En total, fueron 181.401 los vehículos que salieron de las plantas del país, cerrando el primer trimestre con un total de 550.454 unidades producidas, un 16,9% menos.

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), apuntan que a todo lo mencionado se debe sumar también la huelga de transportistas que durante el mes de marzo afectó también negativamente a la industria nacional. Por todo esto, Anfac apunta que «la producción de vehículos se aleja de su ritmo de producción natural» y señala que, en comparación con el primer trimestre de 2019, año previo a la pandemia, la cifra de unidades ensambladas se sitúa un 25% por debajo con una diferencia negativa de 200.000 unidades.

José López-Tafall, director general de Anfac, admite que todos los elementos que provocan este contexto incierto «marcarán de manera significativamente la evolución y la recuperación marcada para este año». López-Tafall añade que «esta coyuntura negativa golpea de igual manera a toda Europa» pero alega que «no ha de suponer un freno para la transformación de nuestra industria hacia la nueva movilidad».

Por tipo de vehículo, en marzo se fabricaron 152.705 turismos en España, un 10,6% menos, mientras que fueron 28.696 los vehículos comerciales e industriales producidos, un 48,8% menos.

La nota positiva, como es habitual, la aportaron los vehículos alternativos, contando eléctricos e híbridos de todo tipo, también de gas licuado y gas natural. En total, fueron 23.081 las unidades de este tipo de vehículos las producidas el mes pasado, un 15,6% más del total y lo que representa una cuota productiva del 12,7%.

Compartir el artículo

stats