Kiosco

El Periódico de Aragón

TORMENTA EN LA COMUNIDAD DE CALATAYUD

La fuerte tromba de agua caída en Calatayud daña cultivos de pera y manzana

La ciudad recupera la normalidad tras la intervención de los servicios de limpieza

Charcos en la plaza del Fuerte, en el centro de Calatayud. SERVICIO ESPECIAL

La fuerte tromba de agua caída en Calatayud el pasado martes, que llegó acompañada de granizo, causó daños en los cultivos agrícolas más frecuentes en la zona, especializada en manzanas y peras de agua. Sin embargo, la ciudad recuperó ayer la normalidad tras la fuerte tromba de agua que cayó a las siete de la tarde y que provocó inundaciones en varias calles de la localidad.

«La caída de la pedregada ha tenido consecuencias, todavía por valorar, en determinados cultivos de manzana y pera de agua del municipio y su entorno, aguas abajo del Jalón», según explicó Antonio Durán, presidente de la Agrupación para Tratamientos Integrados en Agricultura (Atria) de Calatayud y Paracuellos de Jiloca.

Durán lamentó el mal desarrollo de la campaña, que con anterioridad se ha visto afectada por las heladas. Además, denunció que el porcentaje cubierto por Agroseguro es cada vez más reducido, pese a que el precio de los seguros ha aumentado. Los frutales de El Frasno, al norte de Calatayud, también se vieron perjudicados, si bien todavía no se ha realizado una evaluación global de los daños.

Río de agua, el martes, en el centro de Calatayud. SERVICIO ESPECIAL

15 litros en 15 minutos

«Los servicios de limpieza, de aguas y las brigadas municipales se emplearon a fondo tras la caída de la tormenta y enseguida se resolvió el problema», señaló, por su parte, José Manuel Aranda, alcalde de la localidad. El regidor señaló que ni la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ni ningún otro organismo dedicado a la predicción de fenómenos atmosféricos avisó de que se iba a producir un episodio de lluvias de tanta intensidad en tan corto periodo de tiempo, ya que cayeron 15 litros en cuestión de 15 minutos.

Aranda indicó que se registraron inundaciones puntuales en tiendas, bajos y garajes comunitarios. «La acción de los servicios de limpieza se centró en retirar de las calles la maleza y la tierra que arrastró el agua», explicó.

La tromba produjo ríos de agua por las calles y fue precisa la intervención de los Bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) para extraer de un coche a cuatro personas que habían quedado atrapadas en su interior en la zona de la Fuente de los Caños.

La gran cantidad de agua producida por la tormenta provocó la obstrucción de los imbornales, sobre todo como consecuencia de la caída de abundante granizo que taponó las aberturas en las calzadas. Las zonas más afectadas de la ciudad fueron las situadas en sus partes bajas, así como la céntrica Rúa de Dato, que constituye una rambla natural. 

Compartir el artículo

stats