Kiosco

El Periódico de Aragón

Ángela Alcalá Vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza

"Este cambio se ha hecho por el bien de los estudiantes, no para fastidiar"

La vicerrectora de Estudiantes, Ángela Alcalá, posa para EL PERIÓDICO el pasado viernes en el Paraninfo. ANDREEA VORNICU

¿Cómo está después de la tensión de estos días por el adelanto de los exámenes de septiembre?

Estoy bien. Ya más tranquila. Al principio tenía esa preocupación por poner encima de la mesa un cambio que hacía mucho que se venía demandando. Cada vez veíamos más la bajada de las notas de septiembre y los malos resultados, entre otras cosas, también nos impulsó a esto. Tengo el convencimiento de que el paso que hemos dado va a ser bueno.

"Hay una bajada de más del 20% y del 25% en la tasa de éxito con respecto a la convocatoria de febrero y de junio"

decoration

¿Qué porcentaje de suspensos de más hay en septiembre que en junio?

Hay una bajada de más del 20% y del 25% en la tasa de éxito con respecto a la convocatoria de febrero y de junio, las dos oficiales. Los profesores están desilusionados con las notas de septiembre. Eso nos ha llevado a reflexionar. Hay muchas universidades que ya no tienen la convocatoria de septiembre para estar dentro del marco europeo y estatal. También los resultados de la Evau, que también se adelantó de septiembre a julio, nos han demostrado que los estudiantes mejoran su rendimiento.

¿Cuánto ha dormido esta semana?

Muy poco. El encierro de los estudiantes en Interfacultades me pilló en Madrid, en una reunión muy importante en el ministerio, y no poder tener con ellos ese diálogo me frustró. Entiendo su enfado porque un cambio así siempre te hace que te plantees: «no voy a poder llegar». Pero se llega. Cuando yo empecé en la universidad nos quitaron la convocatoria de febrero y la pasaron a diciembre. Esto es cuestión de adaptarse. También un día nos dijeron que nos pusiéramos las mascarillas y ahora casi no nos las queremos quitar.

"El Consejo de Gobierno del jueves fue desagradable. A la fuerza y con gritos no se llega a nada"

decoration

¿El del jueves fue el peor Consejo de Gobierno que recuerda?

Sí. Fue el peor por muchas cosas. Se venía de días muy tensos, de escuchar mensajes que no tenían mucho sentido, de un encierro, de una movilización... Agradezco el apoyo recibido porque por fin, pese a toda la presión, ya está sobre la mesa y aprobado. Lo que queremos es que los alumnos de la Universidad de Zaragoza sean igual de universitarios que el resto, que tengan igualdad de condiciones y de recursos. Si lo he hecho, ha sido por esto y no por fastidiar.

Una vez que los estudiantes irrumpieron en la sala, ¿en algún momento pensó que la propuesta podría no salir adelante?

No me pareció que fuera a peligrar, sino que era un argumento más para reforzar la idea. Sin embargo, sí hubo dudas cuando nos solicitaron que se retirara el punto del orden del día porque se daban argumentos para ello. Al final, no sucedió. Lo que más me preocupaba era el tono, porque no estamos acostumbrados a eso. Este vicerrectorado tiene las puertas abiertas siempre y me hubiera gustado que hubieran solicitado formalmente una invitación. Fue incómodo cuando entraron, gritaron y tuvimos que salir a hablar con ellos. Por la fuerza y a gritos no se llega a nada.

"Creo que hicimos muy bien en dejarles pasar para escucharan, para que oyeran a otros estudiantes, al personal de administración... para que vieran el sentir general"

decoration

Hubo portavoces de otros colectivos estudiantiles que afearon la actitud de estos compañeros.

Sí, y me pareció un ejercicio de responsabilidad por su parte porque entendieron que no se puede entrar así en un Consejo de Gobierno. Lo hicieron de malas formas, pero creo que hicimos muy bien en dejarles pasar para escucharan, para que oyeran a otros estudiantes, al personal de administración... para que vieran el sentir general.

¿Por qué es beneficioso el adelanto de los exámenes de septiembre a junio?

Esto no beneficia al profesorado ni a los responsables, beneficia a los estudiantes en todos los sentidos. Quien va a septiembre lo hace porque le ha pillado el toro, como coloquialmente se dice, o tiene muy mala nota. Luego es cierto que hay estudiantes que se programan el curso de otra manera, examinándose de unas en febrero y dejándose otras. Pero es que estamos perdiendo muchas oportunidades. Cuando el ministerio adelantó su convocatoria de becas pensé: «¡Nos volvemos a quedar atrás!». Los estudiantes ya saben en agosto que pueden tener una beca por requisitos económicos y, sin embargo, no por requisitos académicos. No puede ser. Por otro lado, cuando nuestros Erasmus vuelven y tienen otra vez septiembre aquí, después de conocer la realidad europea, no lo comprenden. Y, además, cada curso nos encontramos con profesores que, excepcionalmente, tienen que adelantar exámenes de septiembre a los alumnos que se van de Erasmus en agosto. No puede ser que exista esa desigualdad.

¿El adelanto de septiembre tendría que haber llegado antes?

Sin ninguna duda. Cuando te reúnes con otros vicerrectorados y universidades y les planteas que no puedes hacer una convocatoria o un intercambio porque tenemos septiembre todo el mundo se sorprende. Hay universidades que llevan con esto desde 2008 o 2013. Los últimos somos nosotros. Tenemos un grueso del alumnado que ya no conoce septiembre.

"Cuando nuestros Erasmus vuelven y tienen otra vez septiembre aquí, después de conocer la realidad europea, no lo comprenden. Desde otras universidades se quedan sorprendidos al saber que nosotros todavía tenemos esta fecha"

decoration

Los estudiantes críticos alegan que la Universidad de Zaragoza aumentará sus ingresos porque la decisión fomentará las segundas y terceras matrículas.

No es así. No queremos sacar el dinero a nadir porque, precisamente, es justo al revés. Queremos que los estudiantes no tengan dilatación en el tiempo que les obligue a no presentarse o consumir una convocatoria porque han suspendido. Tampoco sé de dónde ha salido la idea de que vamos a cerrar los centros y las bibliotecas por las tardes. Eso no es así. De hecho, la universidad va a mantener en periodo de exámenes todo abierto.

La idea del Erasmus Rural que ahora triunfa en España es suya, porque usted fomentó la puesta en marcha de este proyecto en Aragón y ahora le han copiado.

(sonríe) Me siento muy orgullosa de ello. Todo empezó con la cátedra de despoblación de la DPZ para hacer prácticas en el medio rural, que el vicerrectorado compró Lo extendimos a Huesca y Teruel y, de repente, un día me dicen que desde el Ministerio de Transición se está pensando en hacer algo parecido con Zaragoza como modelo a seguir. Hoy en día, el campus rural del ministerio es una realidad en todas las universidades públicas.

"La universidad debe ser un reflejo de la sociedad que está en la calle y la de Zaragoza es pionera en poner en marcha un plan estratégico contra el acoso y LGTB"

decoration

Todas las estrategias de inclusión en la universidad dependen de usted. ¿Cuánto más abierta es ahora la universidad que hace diez años, por ejemplo?

Muchísimo más. Hemos cambiado tanto que una de las primeras acciones fue cambiar el nombre de la Oficina de Atención a la Discapacidad a Oficina de Atención a la Diversidad. El plan estratégico LGTB y el plan contra el acoso de la Universidad de Zaragoza son pioneros y ahora los están aplicando otras universidades. La universidad debe ser un reflejo de la sociedad que está en la calle.

Compartir el artículo

stats