El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) ha dictado una declaración de impacto ambiental (DIA) desfavorable para el proyecto de la central eólica de la Loma de la Solana, en la comarca del Maestrazgo en Teruel, según ha informado este sábado la Plataforma a Favor de los Paisajes de Teruel. 

El citado parque eólico está planeado dentro del Parque Cultural y del Geoparque del Maestrazgo, «en una zona de importante valor agropecuario y con una de las escasas poblaciones de alondra ricotí», una especie protegida y en fuerte regresión como consecuencia de la progresiva pérdida de su hábitat.

La plataforma, contraria al proyecto de la Loma de la Solana, ha emitido un comunicado en el que celebraba la decisión adoptada por el Inaga, que se produce «en pleno debate sobre la convalidación del real decreto con el que el Gobierno central se ha propuesto suprimir la evaluación ambiental y la participación pública en la implantación de macroproyectos de renovables en buena parte del territorio». 

El proyecto de la central de La Loma de la Solana, ubicado entre los municipios de Hinojosa de Jarque, Jarque de la Val, Camarillas y Galve, se presentó hace ya dos décadas. Desde entonces se han producido ya dos decisiones administrativas que han impedido el avance del plan, la penúltima en 2017, entre otros motivos, según sus opositores, «por la afección sinérgica y acumulada que supondría teniendo en cuenta la masificación eólica y fotovoltaica que ya sufre la zona, a lo que se suma el denso entramado de líneas de alta tensión».

La plataforma, que incluyó en las alegaciones estas afecciones, considera que «es muy positivo que el Inaga las haya considerado finalmente porque esto crea un importante precedente para el territorio».

Además, recuerda que en su inicio se determinó, por parte de la Administración, que no era necesario someter esta central eólica al procedimiento de evaluación ambiental, «lo que demuestra la importancia de la participación de la ciudadanía en este tipo de procedimientos».

Tras dos décadas de reivindicaciones y oposición entre los promotores la Administración y los habitantes de la zona, la Plataforma a Favor de los Paisajes de Teruel sostiene que «se hubiera podido ahorrar todo este esfuerzo si los órganos políticos hubieran hecho los deberes y existiera una planificación territorial para la implantación de renovables a gran escala». 

Por ello insisten en que la planificación y el desarrollo de la generación distribuida y el fomento del autoconsumo son las únicas salidas a la actual crisis climática, energética y social.