Seat y el Grupo Volkswagen y todos los socios del plan Future: Fast Forward han registrado el proyecto para optar a las ayudas del PERTE para el vehículo eléctrico y conectado. Son un total de 62 empresas y entidades nacionales, de 11 comunidades autónomas, entre ellas Aragón, que aporta seis miembros a este consorcio.

Se trata de las empresas locales Grupo Sesé, Electrónica Cerler y Libelium, a las que suma la multinacional Valeo, que tiene una importante fábrica en Zaragoza de 544 trabajadores, cuya producción se está orientando hacia componentes para la gestión térmica del vehículo eléctrico. También figuran el centro tecnológico Circe de la Universidad Zaragoza y el circuito de Motorland en Alcañiz.

El 61% de los socios son pymes, cumpliendo con los requisitos estipulados por el Gobierno, que trabajarán juntos con el objetivo de «convertir España en un hub del vehículo eléctrico en Europa». Todas las compañías abarcan toda la cadena de valor del coche eléctrico, otra de las condiciones para optar a los fondos. El proyecto, que ha contado con la colaboración de PwC está fundamentado en cuatro ejes principales.

El eje tractor, liderado por Seat y Volkswagen, electrificará las plantas de Martorell y Landaben, Navarra, para producir en el futuro coches eléctricos, mientras el segundo buscará crear un ecosistema de baterías para vehículos eléctricos en España, englobando todo el proceso de producción. Es en este punto en el que se construirá la planta de baterías de Sagunto, una inversión a la que había optado Aragón.