Kiosco

El Periódico de Aragón

ENTREVISTA

Pilar García, presidenta de Adiaragón: "Se debería llegar a un acuerdo para no cambiar la ley de Educación cada poco tiempo"

Pilar García.

Pilar García es la nueva presidenta de la Asociación de Directores y Directoras de Institutos de Educación Secundaria en Aragón (Adiaragón) en sustitución de Eva Bajén, que ha ostentado el cargo en los últimos años.

¿Cuáles son los problemas con los que se encuentran los institutos aragoneses?

Siempre se contemplan demandas a la administración tanto de recursos humanos como de materiales para los centros para evitar dificultades en la coordinación. También es necesario mantener ese dialogo con la administración, que ahora se está llevando a cabo, porque significa que de alguna manera se nos escucha.

¿Y los retos?

Afrontar una nueva reforma de la ley de educación.

Desconocen todavía el currículo tanto para la ESO como para Bachillerato.

Todas las previsiones para preparar el curso las tenemos paralizadas. Por estas fechas ya tendríamos que estar recabando información para prematrículas y ver que alumnado tenemos y al no tener el currículum de Bachiller es más complicado.

¿Ha dejado muchas huellas la pandemia en los centros?

El coronavirus nos deja un aspecto positivo, y es que se ha demostrado la capacidad de adaptación y que hemos sacado los cursos con bastante credibilidad y eficacia. Pero también uno negativo: el cansancio y la saturación y se ha demostrado que los centros necesitan más recursos y el cuidado de los profesores. Se nos ha sometido a mucha presión, por supuesto, no equiparable al del sector sanitario pero en alguna medida somos esenciales. Hemos estado a la altura, pero necesitamos aire y también recursos.

Se ha conseguido que los llamamientos a los profesores interinos se adelantaran a julio, en lugar de que se hicieran el 31 de agosto para incorporarse el 1 de septiembre. Es un avance para la organización de los centros.

Si pudiéramos dejarlo cerrado el mes de julio sería bastante positivo. En muchos centros hay gente que cambia de un año a otro, también hay profesorado interno y funcionarios de carrera, que si el cambio es en Zaragoza no hay problema pero si es en la zona rural, se necesita tiempo por temas de conciliación; y para el profesorado y el centro también es positivo porque nos permitiría que los equipos directivos tuviéramos un periodo de descanso, porque no es lo mismo cuando se cierre el profesorado. Gestionar un centro de Secundaria no se hace solo, lleva mucho trabajo y eso facilitaría la gestión.

¿Apostaría porque la ley de Educación no cambiara según el color del Gobierno?

Se debería llegar a un acuerdo, claro. Hay aspectos de sistema educativo que habría que modificar y ponerse de acuerdo. Por ejemplo sería fácil en cuanto al currículo. Ojalá que se pusieran de acuerdo, por lo menos en los temas principales. Estructuralmente hemos avanzado muchísimo. Por ejemplo, apostar por el aspecto competencial es un acierto, pero para llevarlo a cabo se necesitan recursos y ahí la cosa se complica.

¿Está de acuerdo en esa educación competencial?

Hay desacuerdos. A mí me parece un avance pero hay desacuerdos. La Lomce trajo muchas desavenencias y con esto pasa igual.

Compartir el artículo

stats