Kiosco

El Periódico de Aragón

EL PAPEL DE LA ADMINISTRACIÓN

Inspección de Trabajo intensifica su labor al arrancar la campaña frutera en Aragón

La responsable del servicio señala que no ha habido denuncias relativas a salarios y alojamientos

Los almacenes de fruta también son objeto de las labores de inspección de la Administración. EL PERIÓDICO

La Inspección de Trabajo del Gobierno de Aragón incrementará sus campañas de vigilancia en cuanto arranque la campaña agrícola a mediados de mayo, como hace habitualmente, con el fin de vigilar por la aplicación de la normativa laboral.

Este año, a diferencia del pasado, cuando gran parte del esfuerzo se centró en verificar las condiciones de seguridad por el coronavirus, tendrá una gran importancia el cumplimiento del pago del nuevo salario mínimo interprofesional.

De momento, asegura la directora general de Trabajo del Gobierno de Aragón, Soledad de la Puente, no se han registrado incidencias, si bien los sindicatos agrarios mantienen que han detectado casos de supuestos pagos por debajo del nivel fijado tras el aumento del salario mínimo.

Asimismo, según De la Puente, tampoco se han producido denuncias en materia de alojamiento, precisa la responsable de Trabajo. Claro que la campaña todavía no ha empezado realmente y habrá que ver cómo se desarrolla a medida que pasa el tiempo y la maduración de las distintas variedades requiere la contratación de más mano de obra.

Por lo demás, durante el invierno pasado se ha prestado atención a las condiciones de trabajo en los almacenes encargados del envasado y etiquetado de la fruta, al tiempo que todo el año se revisa el funcionamiento de la maquinaria agrícola.

Subvenciones para alojamientos

Particular importancia revisten las subvenciones destinadas a la mejora del alojamiento de los temporeros. «En el 2017 se recuperaron las subvenciones que se habían suspendido durante varios años», señala De la Puente, que declara que en total en este ejercicio se dispone de 215.000 euros para este capítulo.

Esos fondos se destinan tanto para construir nuevos alojamientos como para reformar los existentes. «Este año nos han llegado 13 solicitudes», afirma la directora general de Trabajo.

Las subvenciones cubren entre el 60% y el 80% de la inversión realizada por el empresario, con un máximo de 20.000 euros por solicitante beneficiado. «Lo cierto es que todos los años se agota el crédito, y pensamos que este sucederá lo mismo», indica.

Guía de buenas prácticas

«Una parte importante de los puestos de trabajo que genera la campaña agrícola se cubren con la población de temporeros que vive en nuestro territorio», señala De la Puente. De ahí que la labor de la comunidad autónoma se centre sobre todo en «intentar que la oferta de alojamiento sea suficiente para acoger a la mano de obra venida de fuera» y que se calcula en función de las cifras registradas en pasadas campañas.

«En nuestra comunidad rara vez aparecen los asentamientos chabolistas que se dan en otras partes de España», continúa, en gran medida gracias al esfuerzo tanto de los agricultores como de las distintas administraciones implicadas en las labores de acogida.

El año 2020 se editó una guía de buenas prácticas en el sector agrícola, con motivo de la epidemia de covid. Este texto se actualizó en 2021 y recogió consejos para actuar en condiciones de seguridad en la recogida, en los dormitorios y en los comedores.

«Esta guía se mantiene como recomendaciones, dado que no es solo aplicable a la pandemia, si bien los dos años pasados eran de cumplimiento obligatorio», agrega la directora general de Trabajo del Gobierno de Aragón.

Compartir el artículo

stats