Kiosco

El Periódico de Aragón

INVERSIONES EMPRESARIALES EN ARAGÓN

La empresa química Oxaquim creará 390 empleos en Andorra y Alcañiz

La compañía catalana invertirá 370 millones de euros en una nueva planta de producción de ácido oxálico en la villa minera y otros 7,1 millones para ampliar la fábrica que ya tiene en la capital del Bajo Aragón. El proyecto posiciona a Teruel como referente mundial de un producto estratégico para las baterías del coche eléctrico

Firma del acuerdo.

Andorra acogerá una gran industria química que será estratégica y puntera a nivel mundial para el sector emergente de los vehículos eléctricos. La empresa catalana Oxaquim, que tiene su sede productiva en Alcañiz desde 1991, invertirá 170 millones de euros para instalar en la villa minera una fábrica de ácido oxálico, un componente cuya demanda se ha disparado en el todo el mundo por ser esencial para purificar las llamadas tierras raras, vitales a su vez para la producción de baterías de coches enchufables, microprocesadore o molinos eólicos. La nueva planta se prevé que empiece a funcionar en el año 2023 y generará 380 empleos hasta 2028, lo que resolvería buena parte de las grietas económicas y laborales que ha dejado en la zona el cierre en los últimos años de las minas y la térmica de carbón.

El anunció fue realizado este miércoles en Zaragoza por el presidente y el vicepresidente de Aragón, Javier Lambán y Arturo Aliaga, junto al presidente y el consejero delegado de esta compañía familiar, Jaime Miquel Voltas y Marc Miquel, que firmaron un convenio de colaboración con el Ejecutivo autonómico para la puesta en marcha del proyecto, que será declarado de interés regional para agilizar su tramitación. A corto plazo, la iniciativa también contempla la ampliación de la actual factoría de Alcañiz, con la inversión de otros 7,1 millones de euros y la creación de diez puestos de trabajo, que se sumarán a los 46 con los que cuenta actualmente.

La empresa está negociando la compra de una parcela de 30 hectáreas para ubicar la planta en el Parque Empresarial de Andorra (Pean), un polígono situado junto a la extinta central energética –ahora en proceso de desmantelamiento– que podría necesitar la urbanización de nuevos terrenos para albergar la instalación.

Los responsables de Oxaquim, que es el único fabricante europeo y el segundo del mundo de ácido oxálico, justificaron la fuerte inversión que harán en la necesidad que tienen de aumentar la producción de este componente químico para abastecer su creciente demanda. Aunque la empresa aspirará a las ayudas públicas que estén a su alcance, como las destinadas a la transición justa de Teruel por el fin del carbón, el impulso del proyecto no está supeditado a estos incentivos como sí ha ocurrido con otras grandes inversiones planteadas en la zona en el pasado, lo que da ciertas garantías sobre la vialidad del mismo.

Por todo ello, esta implantación puede contribuir de forma decisiva a la reindustrialización de un territorio gravemente afectado por la descarbonización energética, además de posicionar a todo el Bajo Aragón histórico como un referente mundial del sector químico.

La ampliación en Alcañiz en 2022

El nuevo centro de producción que se construirá en Andorra verá la luz en 2023 con la puesta en funcionamiento del primer módulo de producción, que conllevará una inversión inicial de 37 millones de euros y la creación de 38 puestos de trabajo. La ampliación de la factoría continuará de 2024 a 2027, invirtiendo en dos módulos por año hasta llegar a diez en 2028. Cada una de esas líneas de fabricación tendrá una facturación de unos 45 millones al año y 38 empleos directos. La empresa estima además que se generarán un elevado número trabajos indirectos a su alrededor.

¿Quién es Oxaquim?: empresa familiar y de éxito mundial

Oxaquim es una empresa familiar catalana dedicada a la producción de ácido oxálico y derivados cuya planta de producción está desde 1991 en Alcañiz, de 46 trabajadores, mientras que la sede administrativa la tiene en El Catllar (Tarragona). En este tiempo han invertido casi 80 millones de euros en mejoras de los procesos de fabricación. Basa su desarrollo en la innovación tecnológica y es el único fabricante europeo y el segundo del mundo de ácido oxálico y el primero de oxalatos a nivel global.

Su nicho de negocio se materializa en clientes repartidos en 90 países. De hecho, exporta el 90% de su producción y en la actualidad es el principal suministrador de ácido oxálico en la Unión Europea, con un 60% del mercado. La empresa prevé incrementar un 70% la facturación en 2022 respecto a los 20 millones registrados el pasado año.

Oxaquim prevé aumentar su capacidad de producción en Alcañiz hasta 25.000 toneladas al año en 2022 y, a partir de 2025, alcanzar las 250.000 toneladas, lo que significará multiplicar por diez veces ese potencial. La empresa también tiene en cartera importantes planes de expansión internacional que pasan por poner en marcha de plantas en Estados Unidos y Canadá, con las elevaría hasta 800.000 toneladas el umbral de fabricación.

Este incremento productivo tiene como objetivo atender a las necesidades de este producto para procesos tecnológicos en equipos de baterías de nueva generación para la industria automovilística e impulsar la electrificación de la movilidad que demandan Europa y otros países en el contexto de la transición energética y la descarbonización.

Un polo de atracción del coche eléctrico

Jaime Miquel aseguró que la apuesta por Teruel se debe en gran medida a la «calidad humana» de los trabajadores que tiene en Alcañiz, a los que definió como «colaboradores-empleados» y ensalzó su «implicación» y valores. «Los aragoneses sois gente realmente diferente e increíble, os podéis enorgullecer de ello. Con mi personal de fábrica me iría a hacer las Américas», subrayó, al tiempo que se enorgulleció por no haber sufrido nunca una huelga en sus negocios.

El empresario, de 78 años, confió además en que esta industria puede ser un polo de atracción de otras inversiones empresariales ligadas a componentes de las baterías de coches eléctricos. «El proyecto debe de ser un imán», apuntó, para la llegada a Aragón de empresas relacionadas con este sector en un futuro. De hecho, avanzó que Oxaquim está en conversaciones de una compañía estadounidense del mercado de las tierras raras y otra canadiense de imanes, con las que prevé crear una joint venture (empresa conjunta) para cooperar como proveedores para los fabricantes automovilísticos.

Para Aliaga, el trabajo de esta empresa ha sido puntero e innovador desde que se instaló en Alcañiz en 1991. Y, lo más importante, es que "han confiado y confían en Aragón", recalcó. "Estamos ante un ámbito estratégico que va a convertir el Bajo Aragón en un centro de referencia mundial en la industria química. 90 países usan un producto made in Aragón que salen de la factoría moderna en la que se han invertido 80 millones de euros. Por eso, hoy se ha dado un paso histórico en la industria aragonesa”.

Inversiones en Teruel

Por su parte, Lambán consideró que las inversiones de Oxaquim son una “buena noticia para Aragón y Teruel”, que se suma a otros anuncios positivos para esta provincia que se han conocida en la última semana, como la ratificación de la inversión en un matadero porcino en Calamocha por parte del gigante cárnico Tönnies o la entrada de Motorland en el proyecto estratégico de Seat-Volkswagen sobre el coche eléctrico. “En estos tiempos de turbulencias, complicaciones e incertidumbre, prácticamente no hay una sola semana que el Gobierno de Aragón no notifique una inversión y hechos concretos de generación de empleo”, aseveró.

Aliaga se mostró también satisfecho y entusiasmado con los planes de inversión de Oxaquím. “Es uno de los días más importantes de mi vida administrativa y política”, confesó. La empresa, recordó, se instaló en Alcañiz en el año 1991 con una “fuerte contestación social”, pero “se pusieron los medios y se hicieron las inversiones”, apuntó. Y lo más importante, agregó, es que “ha confiado y confía” en Aragón. A su juicio, los nuevos desarrollos de esta compañía química son “estratégicos” y pueden suponer un “paso histórico” la industria de la comunidad por ser una oportunidad para futuras implantaciones empresariales.

Ácido oxálico, un producto esencial para el coche eléctrico

El ácido oxálico, el producto químico que produce Oxaquin, tiene múltiples aplicaciones, algunas de ellas estratégica para sectores emergentes. Históricamente se ha venido empleando para fabricar antibióticos, como blanqueador en la industria textil, en el curtido de pieles, en el abrillantado de mármol, en fertilizantes e, incluso, en el sector de la alimentación, pero en los últimos años la producción de este material se está convertido en decisiva para la era digital. La razón es que su uso es indispensable para purificar las conocidas como tierras raras (17 metales especializados), vitales para la fabricación de motores para coches eléctricos, microprocesadores o molinos eólicos, entre otras aplicaciones de alta tecnología.

El ácido oxálico se obtiene de un ingrediente tan natural como es el azúcar blanco refinado mediante un proceso de oxidación. Por este razón, esta empresa es uno de los cinco mayores consumidores de este dulce sustancia de España. 

Oxaquiim es el primer y único productor europeo de este producto químico y el segundo a nivel mundial, lo que convierte a la fábrica que tiene en Alcañiz y la futura planta que levantará en Andorra en centros estratégicos para esta industria a escala internacional. La competencia se sitúa en China e India, pero desde la empresa catalana destacan su fabricación se realiza «bajo unos exigentes estándares de calidad que la diferencian claramente» de sus rivales. 

La compañía de la familia Miquel considera que puede contribuir por tanto al objetivo de alcanzar la «deseada y creciente» autonomía en la cadena de valor, y no comprometer el futuro económico de la Unión Europea. Actualmente, la empresa produce 16 productos en Alcañiz, pero con la ampliación, la nueva planta de Andorra y las fases previstas posteriormente, se dedicarán exclusivamente a la producción de ácido oxálico, obteniendo ácido nítrico y otras aplicaciones para producir fertilizantes.

 

Compartir el artículo

stats