Kiosco

El Periódico de Aragón

Estudio del IASS sobre las redes de apoyo

El covid agrava la soledad de uno de cada tres mayores aragoneses

La pandemia ha empeorado el estado emocional del 36,5% y el estado físico del 25,5% de los abuelos / El Teléfono del Mayor recibió casi 3.000 llamadas en 2021, de las que el 60% demandaban conversación

Una mujer mayor pasea por el centro de Zaragoza, este miércoles. ANGEL DE CASTRO

La soledad es uno de los principales problemas que afectan a las personas mayores en Aragón y así lo hacen constar en cuanto se les da la palabra. Ese es el sentimiento que predomina también en el Estudio sobre las Redes de Apoyo Social de los mayores de 65 años en la comunidad, ya que casi el 20% afirma haberse sentido solos a lo largo de día; y esa sensación es la que está también detrás del 60% de las comunicaciones al Teléfono del Mayor (900 25 26 26) del Gobierno de Aragón.

Además, un 36,5% reconoce que su estado emocional ha empeorado por la pandemia (frente al 25,5 del físico), también debido a esa sensación de no contar con un apoyo cercano.

El estudio del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) se ha realizado a partir de un total de 1.189 encuestas telefónicas a mayores de 200 municipios, así como teniendo en cuenta 13 entrevistas tanto a expertos como a usuarios de centros y los resultados de dos grupos de discusión.

Solo el 6% participa en actividades asociativas, una cifra que se quiere ampliar

decoration

Las sugerencias que se desprenden giran en su mayoría a combatir la soledad (11,3%) o ampliar el voluntariado a personas solas (3%), seguidas de la ampliación y las mejoras de las ayudas (10,5 y 8,6%, respectivamente). Por eso desde el Gobierno de Aragón proponen potenciar la figura de los mayores, impulsar las relaciones sociales, impulsar protocolos para detectar situaciones de vulnerabilidad, cuidar la salud mental, aumentar el cuidado en el hogar, disminuir la brecha digital e impulsar el tejido asociativo porque si algo llama la atención es que menos del 6% de los mayores de 65 años «participan en actividades asociativas».

Así lo destacó Noelia Carbó, gerente del IASS, en una presentación del estudio previa a una jornada técnica de trabajo con profesionales, expertos, entidades y usuarios celebrada en el salón de actos de la residencia Elías Martínez, de la capital aragonesa. También estuvieron presentes Isabel Calvo, coautora del estudio; Ángeles Cepero, responsable del Teléfono del mayor; y Pilar Monge, coordinadora de Prestaciones y Programas del IASS.

Es por eso que desde el Gobierno de Aragón se pretende dar a conocer todos los recursos existentes para que así los mayores participen y «no se sientan solos», sobre todo en el caso de una soledad no deseada. Cuanto mayor es la participación, menor es esa tristeza, señalaron.

Y son esas redes de apoyo social las que «mejoran la calidad de vida» de los mayores porque acompañan, «previenen carencias», ayudan a mantener el estado de salud de la persona, etc, según aseveró Isabel Calvo, coautora del estudio junto a Laura Caballero.

Las redes de apoyo social mejoran la «calidad de vida» del usuario, según el IASS

decoration

En el informe se concluye que casi un 20% de los encuestados se ha sentido solo alguna vez a lo largo del día, eso en lo que se refiere a soledad emocional; mientras que el 5% siente soledad social, es decir, que no tiene contacto diario con personas cercanas; y casi el 26% vive sin compañía.

De estas cifras depende también la nota que ponen a su sensación de felicidad, ya que llega al 7,6 en general, mientras que desciende al 6,7 en el caso de los que viven solos. Lo que sí que tienen claro es que el 72,4% «quieren vivir en su casa, aunque necesiten ayuda».

Implicar a toda la sociedad

Para paliar esa soledad que, según Carbó, tiene que implicar «a toda la sociedad», se puso en marcha y se va a impulsar tanto el programa Cuidarte, con 33 grupos en todo el territorio; y el Teléfono del mayor (900 25 26 26), que en el año 2021 recibió un total de 2.982 comunicaciones: las más numerosas fueron las llamadas entrantes (1.373), pero también las hubo salientes, cuando el operador respondió a una llamada que había quedado grabada pero no se había contestado por no estar operativo, (887), 655 corresponden a buzones de entrada, 26 a derivación de servicios sociales y 41 a correos electrónicos. 

 Unos de los aspectos destacados es que en los últimos años ha crecido la demanda de conversación, ya que el pasado fue del 60%, mientras que en 2020 fue de algo menos del 40% y en 2019, del 47%. El resto de las llamadas fueron, principalmente (casi el 36%) para demandar información sobre ayudas o servicios.

En cuanto al perfil de los solicitantes de asilo, según declaró la responsable del Teléfono, un 52% son mujeres, la media de edad es de 78 años y viven principalmente en Zaragoza (78%), quizá porque en los núcleos pequeños, la conexión con la red de apoyo es más cercana.

La mayoría viven solos (39,5%) y es en esta ocasión cuando se registra una media más alta de llamadas, de 6,35 frente a 3,72 en el caso de aquellos que viven acompañados. 

Compartir el artículo

stats