El año 2021 significó la recuperación del mercado de oficinas en Zaragoza con un incremento de un 168% de la superficie contratada con respecto a 2020, superando los niveles previos a la pandemia. Destaca positivamente el aumento en las operaciones vinculadas a espacios flexibles, hasta ahora con escasa presencia en la capital aragonesa.

A diferencia de otras ciudades como Valencia, Sevilla, Málaga o Bilbao, la oferta de espacios flexibles en la capital aragonesa era prácticamente inexistente. Concretamente, solo disponía de un centro de carácter nacional, con espacios limitados e inquilinos locales. Y es que la demanda de este tipo de espacios provenía de pequeñas empresas y/o autónomos, que consideraban este tipo de espacios como alternativa a sus oficinas tradicionales.

Durante 2021 destacaron cuatro operaciones, cuyo volumen total supuso el 40% de la superficie contratada en la capital aragonesa. En este sentido, un operador internacional implantará un centro de negocios de casi 2.000 metros en la calle Alfonso I próximamente, el más grande existente en Zaragoza.

Respecto al primer trimestre de 2022, se ha producido un fuerte incremento de la demanda de espacios flexibles. Debido a su situación geoestratégica entre Madrid y Barcelona, al impulso de la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) y la contención de sus costes sobre todo en rentas, se ha incrementado fuertemente el número de empresas nacionales que han abierto delegación en la ciudad y apuesta por este tipo de oficinas flexibles.