Kiosco

El Periódico de Aragón

EL CONFLICTO OLÍMPICO

Tres ediciones de los Juegos de invierno ya dividieron el esquí alpino por sexos

Igual que se hará en Milán 2026, hombres y mujeres compitieron por separado en 1984, 1992 y 2006 | Alejandro Blanco informó a la DGA de que el COI no permitía hacer esa partición que Aragón considera la solución de la candidatura

Una imagen de los Juegos Olímpicos de Turín en 2006. EFE

Los Juegos Olímpicos de Sarajevo (1984), Albertville (1992) y Turín (2006) ya dividieron las pruebas del esquí alpino por sexos en sus distintas sedes. Y lo mismo sucederá en 2026 en la próxima cita invernal, en Milán-Cortina d’Ampezzo. Todo eso pese a que el presidente del COE, Alejandro Blanco, manifestó en la última reunión con Felipe Faci, consejero de Educación y Deporte de la DGA, que el COI no permitía esa división.

En esa distribución ve Aragón precisamente la manera de desatascar unas negociaciones en las que, por otra parte, Cataluña se adjudicó desde el primer día todas las pruebas del esquí alpino –el caviar de los Juegos– y desde entonces no se ha movido ni un milímetro.

En el Gobierno de Aragón se mantienen firmes en no aceptar la última propuesta llegada desde el COE, que arrancaba una prueba de Candanchú (el esquí de fondo) para dársela a Formigal, cedía una de las pruebas insignificantes de Baqueira a Cerler (el half pipe, que es una suerte de esquí acrobático en una rampa de medio tubo) y se llevaba el patinaje artístico de Zaragoza a Barcelona.

La proposición, que llegó vía telefónica el pasado viernes, no ha sido entregada por escrito todavía en la DGA pese a que Blanco se comprometió a mandarla este pasado lunes. No ha sido así y hay quien ya no la espera.

De momento, Aragón sigue trabajando en aspectos técnicos, de tal manera que pueda encontrar una solución que agrade a todas las partes. Tienen claro los técnicos y los políticos aragoneses que la candidatura no está equilibrada, algo en lo que no están de acuerdo ni Cataluña ni el COE, que consideran que sí hay igualdad.

Intercambio de pruebas contra igualdad

Si realmente consideran que la hay, como ya ha advertido algún técnico, que cambien todas las pruebas de comunidad. Es decir, que lleven a Aragón todas las que han enviado a Cataluña y viceversa. «Eso no lo quieren hacer porque saben que no hay igualdad», aseguran fuentes del Ejecutivo aragonés, que recuerdan que las estaciones de la comunidad no tienen nada que envidiar a las catalanas y que están preparadas, sobre todo, para acoger el esquí alpino.

La división del esquí alpino, entre Bormio y Cortina, mantendrá a hombres y mujeres separados respectivamente por un recorrido de más de cinco horas en automóvil en los Juegos 2026, debido a que la ruta más directa pasa por zonas montañosas que están cerradas en el invierno. Además, el biatlón se hará en Anterselva, en la provincia autónoma de Bolzano, y otras pruebas en Valtellina, y Val di Fiemme.

Todo esto generó en su día un conflicto parecido al que hoy divide a Cataluña y Aragón. En Italia no solo hay enormes distancias entre las sedes, sino que la organización de las ceremonias de apertura y clausura es en distintas ciudades (Milán y Verona), además de estar diseminadas en una amplia zona de 22.000 kilómetros cuadrados.

El esquí alpino también fue dividido en Pieonchang 2018 (Yongpyong y Jeongseong) y Pekín 2022 (Xiaohaituo y Yanqing), aunque en este caso la división se hizo por pruebas en lugar de por sexos, algo con lo que también estaría conforme Aragón.

De momento, ni por escrito ni verbalmente ha llegado de manera oficial a la DGA la notificación de que el 20 de mayo sea la fecha límite pese a que el COE insiste. En Aragón también se desconoce que el 1 de junio venga el presidente del COI, Thomas Bach, a visitar las posibles sedes españolas.

Compartir el artículo

stats