Kiosco

El Periódico de Aragón

CRISIS DE LA CONSTRUCCIÓN

Teruel se adhiere al decreto de sobrecostes de la DGA y Huesca aplaza la decisión

Zaragoza aún sopesa si suscribirá la normativa de la obra pública

Obras en el Paseo Ramón y Caja, en Huesca, el pasado mes de enero. AYUNTAMIENTO DE HUESCA

En las tres capitales aragonesas hay diversidad de opiniones sobre el decreto de revisión de costes de las obras de construcción. Por un lado, el Ayuntamiento de Zaragoza tiene en marcha una operación en calles, plazas y avenidas que se verá afectada por el alza de los precios. Por eso el área de Urbanismo e Infraestructuras están revisando los precios de las próximas licitaciones para ajustarlos al coste real y evitar que queden desiertas.

El Gobierno de la ciudad no ha decidido si se adherirá al decreto del Gobierno de Aragón, como le han reclamado varias constructoras, ni ha cuantificado el sobrecoste para las arcas municipales. Fuentes municipales indican que las afecciones no tienen por qué coincidir con las del ayuntamiento, en proceso de estudio, e insisten en que las áreas implicadas llevan tiempo analizando las consecuencias de la inflación en el sector para actualizar los precios de una forma realista y garantizar que las obras se ejecutaran.

Estas revisiones al alza tienen consecuencias, ya que repercuten directamente en el presupuesto, por lo que se están analizando forma individualizada. Ya se hizo, por ejemplo, con la operación asfalto, ahora en licitación. En este caso, el área de Infraestructuras elevó el coste por metro cuadrado de 15 euros a 25,65 respecto al precio de 2021.

"Es difícil justificar subidas hasta un 20%"

Por su parte, el Ayuntamiento de Huesca, bajo criterios técnicos y jurídicos, no se va a acoger por el momento al decreto de medidas excepcionales. Este decreto está encaminado sobre todo a obras que superen el año duración, y el consistorio oscense no tiene en este momento obras de estas características. Actualmente, los proyectos están dimensionados económicamente previendo una posible previsión de alza de precios. No obstante, se estudiaría la adhesión si en algún momento fuera necesario.

Juan Carlos Cruzado, concejal de Urbanismo de Teruel, señala que el ayuntamiento «tiene claro» que va a asumir los incrementos de costes «debidamente justificados por los contratistas» conforme a lo estipulado en los decretos, si bien considera que «es difícil justificar subidas hasta un 20%». Sin embargo, hasta el momento ninguna empresa constructora ha solicitado una revisión de precios, si bien sabe que «alguna lo va a pedir». En estos momentos, de hecho, Teruel está inmersa en numerosas obras, como la rehabilitación de la iglesia de San Miguel, actuaciones en aceras y renovación de redes, entre otras.

 

Compartir el artículo

stats