Kiosco

El Periódico de Aragón

TRANSPORTES EN LA COMUNIDAD

Tres líneas de tren se cortarán en verano por obras de Adif en Zuera (Zaragoza)

La afección podría darse en agosto y Renfe fletaría autobuses desde Villanueva de Gállego

Punto en el que se unen las vías del Canfranero y la del AVE a Huesca a la altura de Zuera ANGEL DE CASTRO

Los problemas que genera el terreno arcilloso sobre el que se construyó la línea de alta velocidad entre Zaragoza y Huesca son conocidos desde antes incluso de su estreno. Pero es ahora que el futuro de este corredor que une la capital aragonesa con Canfranc parece despejado, y con altas expectativas de aumentar el tráfico y la capacidad portante de la infraestructura, cuando Adif se ha decidido a intervenir en los continuos socavones que han ido apareciendo durante años. Este 2022 es el momento elegido por el gestor ferroviario para atajarlos y que deje de ser un quebradero de cabeza recurrente aunque para ello tendrá que cortar la circulación de hasta tres líneas de tren que atraviesan este tramo: la Zaragoza-Huesca-Jaca-Canfranc, el AVE hasta la capital altoaragonesa desde Madrid y la que enlaza con Lérida a través de Monzón. A cambio, para lograrlo, se invertirán «14 millones de euros» en repararlo.

Todos los usuarios se quedarán sin servicio previsiblemente «durante el próximo agosto y como mínimo durante un mes». Al menos eso es lo que, según ha podido saber este diario, se ha empezado a anunciar de forma informal dentro del sector, aunque fuentes oficiales de Adif aseguraron a este diario que «no está aún decidido» y se conocerá cuando culmine el «plan de obras que se está elaborando». Este determinará el momento de interrumpir el tráfico de viajeros en la vía del AVE y la de ancho convencional que utilizan los regionales, y sobre todo la «duración» de la afección. Las otras fuentes consultadas aseveran que será de «como mínimo un mes».

Servicio garantizado

Mientras, desde Renfe oficialmente aseguran solo que «se garantizará el servicio alternativo para todos los usuarios» que se puedan ver perjudicados por estos trabajos, aunque no aclaran todavía cómo. Las opciones son escasas y la alternativa de la carretera es la única salida aunque no se ha decidido cómo se hará.

Otras fuentes consultadas por este diario afirmaron que se plantea la posibilidad de mantener el servicio ferroviario entre Zaragoza-Delicias y Villanueva de Gállego y desde allí proseguir el recorrido hasta destino en autobuses que hagan de lanzadera hasta Huesca, Jaca, Canfranc, Monzón, Lérida y las estaciones de destino de los pasajeros afectados. Y que, aunque se hará oficial cuando culmine el plan de obras en el que Adif está trabajando, se trabaja con la idea de que sea en agosto porque, obviamente, es el mes que menos usuarios se verían perjudicados.

Las obras en las que se centra la intervención de Adif en Zuera son de calado y afectan a un tramo de ramal de «9 kilómetros de longitud en el entorno de Zuera». Entre ellas destacan «la mejora del drenaje en 2 kilómetros y la construcción de una cuneta y una bajante en la vaguada que conecta los dos terraplenes de ambas vías del tren», la del AVE y la de ancho convencional. «Se pretende evacuar el agua que se filtra al terreno», explicaron desde Adif.

En este sentido, se busca la estabilidad de la plataforma, que se consolidará a base de «inyecciones de mortero» y se reforzará con «material geocompuesto instalado bajo el balasto donde se ha detectado que el terreno es menos compacto».

Vigilar en tiempo real

Pero esta actuación en la infraestructura a la altura de Zuera no solo son cuidados paliativos de un mal difícil de atajar durante todos estos años, también se intentará reforzar la vigilancia con un sistema de monitorización a lo largo de los kilómetros de intervención que permita «comprobar en tiempo real el estado de la vía». Un objetivo que, a futuro, consiga anticiparse a posibles problemas en este terreno afectado por las características del mismo. Aunque remarcan desde Adif que estos socavones o simas no corresponden a ninguna dolina, ya que estas «se dan en suelos kársticos, no arcillosos», apostillan.

Este proyecto busca una solución definitiva en un ramal de Huesca del corredor Madrid-Zaragoza-Barcelona-Francia que durante años ha requerido de actuaciones puntuales cuando no limitaciones de velocidad para el material rodante por problemas en el entorno próximo a la plataforma, cuando no bajo la misma, por cuestiones de inestabilidad o riesgo . Ahora la situación no es grave, remarcan desde Adif, solo se está apostando por una inversión millonaria que consolide la zona y evite males mayores en futuro o ataje los menores que ya se han dado. Para eso es esta actuación que se adjudicó por 14 millones de euros y que tiene un plazo de ejecución de 21 meses.

Ilsa pide modificar las frecuencias



Ilsa, ahora Iryo como marca comercial, fue uno de los dos operadores competidores de Renfe seleccionados para entrar en la liberalización española de la alta velocidad. Con un capital de la aerolínea Air Nostrum (45%) y Trenitalia (55%), la compañía se marcó como objetivo empezar a operar primero el corredor Madrid-Zaragoza-Barcelona y más tarde otros menos importantes como el de Valencia (también a Alicante) o Sevilla. Pero la compañía ya ha conseguido modificar el acuerdo marco en lo relativo a su puesta a punto. Su presidente, Carlos Bertomeu, fijó el estreno para noviembre, pero el acuerdo marco con Adif indicaba que se habría tenido que llevar a cabo en la primera mitad de este año. Este cambio estuvo muy influenciado por la pandemia, que modificó el calendario de fabricación y entrega de sus trenes, los Frecciarossa de la canadiense Bombardier.

Entre las peticiones denegadas, Ilsa habría solicitado aspectos relacionados con la reducción de tráficos en ciertas rutas o la introducción de nuevos tráficos en otras. El impacto del covid-19, no obstante, está siendo tan significativo que Adif sigue dispuesta a negociar la revisión de otros términos del acuerdo marco. Adif, que ha asegurado su posición en informes técnicos internos y de terceros, se mantiene firme en esta negativa porque, en el caso de ceder, abriría la puerta a reclamaciones no solo de Renfe y Ouigo, sino de los competidores de Ilsa que pujaron por su lote de la liberalización. Mientras, la decisión se trasladó a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Pero esta no es la única demanda recibida por Adif de un operador. Al parecer, Ouigo lleva meses presionando para rebajar las tasas que paga por circular por las vías de tren españolas, como hizo Aena con las aerolíneas.

Compartir el artículo

stats