Kiosco

El Periódico de Aragón

El Banco de sangre de Aragón lanza una campaña para sumar un 10% de donantes

Las cifras "son buenas, pero no óptimas", ya que para eso deberían aumentar las reservas entre un 15 o un 20% / Se trata de un llamamiento para la reducción de la lista de espera quirúrgica

Un donante de sangre, en el Banco de Zaragoza.

El Banco de sangre de Aragón ha iniciado en redes sociales un llamamiento especial de donación de sangre para la reducción de la lista de espera quirúrgica. Es «un llamamiento habitual», explica Carmen Garcés, gerente del Banco de sangre, quien añade que «si se incrementa la demanda crece la necesidad». Por eso, además de invitar a «nuestros donantes», en este caso también a «familiares y amigos de pacientes» para que sea más llevadera la situación; así como en los hospitales. 

De momento, tienen reservas, pero saben que si se quiere rebajar las listas de espera de las operaciones, hará falta «más sangre», no en el caso de operaciones de cataratas y varices, pero sí en las de trauma. Por eso, Carmen Garcés señala que en estos momentos las cifras «son buenas, pero no óptimas», ya que para eso deberían aumentar las reservas entre un 15 o un 20%, señala. Eso sí, apostilla, «no falta de ningún grupo». De hecho, reconoce que el 0- siempre hay «mucha demanda, ya que en ocasiones también se usa «para otras cosas». Y pone como ejemplo, que los helicópteros de traslado de accidentados siembre llevan un par de bolsas de 0 negativo –«es la única comunidad que lo hace»– y que el domingo pasado confirmaron que gracias a ese hecho sobrevivió un accidentado ya que el enfermo «no hubiera aguantado el traslado». También hay pocas reservas de sangre del tipo B pero en este caso «también poca necesidad».

Desde el Banco de sangre no buscan un aluvión de donaciones porque «la sangre caduca», así que «no es bueno que falte pero tampoco que sobre, lo importante es ser constante». Por eso, la cifra ideal será un incremento del 10% en los dos próximos meses. Eso supone, explica Garcés, que si al año se reciben 42.000 bolsas de sangre (cifras de 2021), lo que sería unas 3.500 al mes y este en un mes habría que incrementar en 350 bolsas para tener unas cifras «óptimas».

En pandemia, no se han resentido las reservas, de hecho solo ha bajado «un 1%», una situación que cree que pueda deberse a que el Banco «está fuera del hospital». En este tiempo aumentaron los donantes jóvenes (los de entre 18 y 25 años), que aunque, dice, se les criticaba a veces por sus comportamientos, fueron los que más acudieron a donar sangre. 

Sí se que ha incrementado la donación de plasma bajo el proceso de aféresis. En 2019 hubo mil donaciones y el año pasado más de 2.500. Este procedimiento recoge un pequeño volumen de sangre, se separa el elemento necesario y se restituyen el resto de componentes al donante; y se utiliza por parte de la industria para fabricar medicamentos. En este caso, el compromiso del donante es «mayor» porque vienen una vez al mes y en lugar de los 15 minutos en la donación de sangre, aquí son 45, explica.

Este martes los puntos de donación han sido, en jornada de mañana en Ibercaja, comandancia de la Guardia Civil, en Zaragoza y por la tarde, en Albalate del Arzobispo, Gurrea de Gállego, Tarazona y Calamocha.

Y este miércoles, por la mañana en la empresa HP IBERALBION-DXC y por la tarde, de 18.00 a 21.30 horas, en la parroquia de Nuestra Señora de la esperanza; en el centro del jubilado de Monzarbarba y en el centro de día de Calatorao. Además, de en todos los centros hospitalarios y en el propio Banco de sangre (c/ Ramón Salanova, 1), sin cita previa, de lunes a viernes, de 8.00 a 21.00 horas; y el sábado, de 8.30 a 14.00 horas.

Compartir el artículo

stats