Aragón se encuentra sumido en una ola de calor que apunta a batir registros históricos de mayo, y especialmente Zaragoza. Durante toda la semana se ha hecho notar, rondando el récord de este mes, que está en 36,5 grados. Todo indica que el fin de semana se batirá, y es que se podrían alcanzar los 38 en la capital aragonesa.

Este viernes, de acuerdo a los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), las máximas podrían alcanzar los 35 grados por la tarde y se prevé que esta noche sea difícil conciliar el sueño, con el mercurio marcando hasta 28ºC en la capital a las 22.00.

El sábado será incluso peor. A las 17.00, la capital podría llegar a los 38 y Caspe podría marcar la máxima de Aragón con 39. Por su parte, Huesca y Teruel, las otras dos capitales de provincia rondarán los 34. Esa noche, la mayoría de puntos de la comunidad superarán los 30 grados al llegar la noche.

Los termómetros no cambiarán en exceso el domingo pero sí lo harán finalmente el lunes, cuando está previsto que remita esta primera ola de calor de la temporada, anómala porque ha llegado todavía en primavera. De este modo, las temperaturas de la próxima semana estarán entre los 16 y 29 grados en Huesca, 17 y 30 en Zaragoza y 13 y 31 en Teruel. La gran bajada se producirá, según los datos de la Aemet, el martes y el miércoles, sobre todo en las mínimas, con 10, 13 y 8 grados en Huesca, Zaragoza y Teruel respectivamente.

Estos dos días de la próxima semana, las máximas rondarán los 22 grados en las principales ciudades de la comunidad. Eso sí, el jueves se aprecia de nuevo una tendencia ascendente de cara al fin de semana. Por ello, las piscinas de Zaragoza han acelerado su apertura en algunos casos como el Club Deportivo Helios y el Stadium Casablanca, que solían abrir sus puertas a los bañistas a mediados del mes de junio.