Kiosco

El Periódico de Aragón

El sector energético

Casi 150.000 clientes aragoneses migraron de empresa de luz en 2021

El 15,7% de las familias cambiaron de compañía eléctrica y 36.271 de la de gas / El alza de los precios incrementa un 33% los intercambios frente al año anterior

El incremento del precio de luz dispara los cambios de comercializadora. EL PERIÓDICO

Casi uno de cada seis consumidores aragoneses de luz cambió de compañía a lo largo de 2021, el año en el que los precios en el mercado mayorista triplicaron la media histórica de 40 euros por megavatio-hora. Un total de 146.708 clientes optaron por migrar de comercializadora eléctrica, lo que supone el 15,7% de los 934.000 contratos de este servicio básico que hay en la comunidad, según los datos publicados recientemente por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Este porcentaje de intercambio, conocido como tasa de switching, ha roto todos los registros. Respecto a 2020, se ha incremento en un 33% y alcanza una cifra sin precedentes en los últimos años. En 2018, fueron 100.516 consumidores aragoneses los que mudaron de compañía, en 2019 hicieron lo propio 90.687 y el pasado año 109.724, lo que equivale a unas tasas de intercambio del 10,9%, el 9,8% y el 11,8%, respectivamente.

El 92,8% de los intercambios tuvieron como destino el mercado libre

decoration

La mayoría de casi 150.000 hogares aragoneses (92,8%) que migraron sus contratos de luz tuvieron como destino el mercado libre, bien por tratarse de intercambios entre comercializadoras de este segmento (en el 70,8% de los casos) o movimientos desde el regulado (22%).

La gran diferencia entre ambos mercados reside en que el este último (tarifa PVPC) está indexado al mercado mayorista de la electricidad, por lo tanto, sus consumidores notan de forma instantánea cualquier volatilidad en los precios, pero evitan «el coste de cobertura» que añaden otros productos que proporcionan mayor estabilidad, según explica la CNMC en otro informe.

Estas cifras constatan un cambio de tendencia en el mercado eléctrico español, que se caracterizaba por registrar un bajo nivel de movimientos de clientes en relación a otros sectores como el de las telecomunicaciones, donde es más común cambiar de operador. Este atonía se debía en parte a la baja competencia que se daba, con diferencias de precios reducidas, y también al desconocimiento general del consumidor sobre las diferentes tarifas.

Tasa por comunidades EL PERIÓDICO

Primaba más la comodidad que la opción de intentar arañar una oferta o un mejor servicio. Sin embargo, la migración de contratos de electricidad se ha disparado a raíz de la escalada de precios que se viene produciendo desde el verano pasado en un contexto de crisis energética condicionado por la encarecimiento del gas, entre otros factores.

Huyendo de la volatilidad

Que el precio de la luz se haya pasado al primer plano de la actualidad «ha motivado a los consumidores a interesarse más por su factura y buscar alternativas a su proveedor actual», explica José María Yusta, profesor titular de la Universidad de Zaragoza y experto en mercado energético. Las actuales circunstancias del mercado, sostiene, han hecho también que un buen número de consumidores con tarifa regulada (PVPC) hayan pasado al mercado libre «con objeto de encontrar un precio fijo y evitar la volatilidad del precio del mercado mayorista».

Más de 32.000 contratos dejaron la tarifa regulada, el doble que en 2020

decoration

En 2021 el regulado fue el más afectado por los precios altos del mercado mayorista. De hecho, según varias estimaciones se calcula que pagaron un 20% más que en 2018. Pero esta fue una situación coyuntural, que podría cambiar cuando el Ejecutivo empiece a aplicar el limite al precio del gas que se utiliza para producir electricidad.

Esto explica el trasvase de clientes aragoneses que decidieron cambiarse para contratar una tarifa libre (32.274 en 2021, más del doble respecto a los 15.471 de 2020). Y hace más sorprendente que, pese a todo, 10.374 clientes se pasaran del mercado libre al regulado y otros 180 se cambiaran simplemente de compañía, pero manteniendo una tarifa PVPC. 

Aragón tuvo un comportamiento muy similar a la media nacional, que anotó una tasa de switching del 17%. En concreto, en el conjunto de España cambiaron de compañía de luz un total de cinco millones de clientes.

En el caso del gas también se han disparado los flujos de clientes con un porcentaje de intercambio que se situó en el 14,8% en 2021, es decir, 36.271 clientes mudaron de compañía sobre un total de 245.000 contratos, mientras que el promedio de todo el país se situó en el 13%, con 1.036.405 migraciones.

El recibo se abaratará un 30% con la limitación al precio del gas

El mecanismo ideado por España y Portugal para limitar el precio del gas destinado a producir electricidad permitirá abaratar la factura de la luz un 30% de media en los próximos doce meses. La llamada «excepción ibérica» autorizada por el Consejo Europeo el viernes 25 de marzo trata de frenar la histórica escalada del precio de la electricidad de los últimos meses. Los consumidores no notarán su efecto de forma inmediata, sino que se necesita todavía el aval de Bruselas y unos trámites técnicos que extenderán su entrada en funcionamiento hasta junio. Afectará de forma directa al 37% de los consumidores domésticos que tienen tarifa regulada (PVPC), es decir, unos 10 millones de hogares, y al 70% de los clientes industriales que van directamente a comprar su electricidad al denominado ‘pool’.

Con esta medida «se acota la volatilidad» de precios que afecta al mercado regulado, apunta Javier Arnáiz Liesa, responsable de operaciones de la consultora energética Switching Consulting. «Hasta final de año, no va a sufrir las consecuencias de los conflictos geopolíticos que pueda haber», destaca. «Inexorablemente tiene que suponer un descenso en los precios del mercado mayorista», subraya, aunque esta bonificación al gas «debe ser sufragada también por los consumidores.

«Los momentos de crisis hacen retomar con mayor fuerza viejas soluciones para ahorrar, como es consumir menos», sostienen desde esta empresa. «Esta sencillez de planteamiento conlleva un ambicioso plan de eficiencia energética», añaden. Un ejemplo de ello es el plan RePower impulsado por la Unión Europa, que se propone rebajar los consumos de energía un 5% a corto plazo en base a medidas fiscales, de comunicación y de incentivos.

José María Yusta, experto en mercados eléctricos, también augura un abaratamiento de la tarifa regulada, pero no superior al 30% y estima que el coste acabará siendo «muy similar» al de la tarifa libre. «Los precios de la energía seguirán triplicando los valores medios históricos», recuerda. Al margen de esta medida, urge la modificación a corto plazo del PVPC, compromiso que ya ha asumido el Gobierno con la Comisión Europea para 2023

Compartir el artículo

stats