Kiosco

El Periódico de Aragón

EFECTOS DE LA METEOROLOGÍA

Daroca soporta un calor de récord... y el resto de Aragón roza los máximos del mes de mayo

Aragón no bate los registros de temperatura más altos de mayo. La calima mitiga el impacto de las altas temperaturas

Niños juegan en las fuentes de Zaragoza para refrescarse. ANDREEA VORNICU

Daroca fue la única localidad aragonesa que batió este sábado su récord histórico de temperatura más alta en el mes de mayo, con 36,2ºC, cuatro décimas más que el récord anterior, vigente desde 2015, en 35,8ºC.

Las nubes mitigaron las elevadas temperaturas en Aragón que, pese a todo, vivió una jornada calurosa y con termómetros por encima de los 35 grados.

El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología en Aragón, Rafael Requena, explicó que "las nubes altas y la calima mitigaron en parte las temperaturas", pero avisó de que la comunidad sigue en alerta naranja durante todo el día de hoy.

Quinto de Ebro registró ayer la temperatura más alta de la comunidad, 37ºC. El resto, como Zaragoza Valdespartera, Alhama de Aragón, La Almunia de Doña Godina o Calamocha, se quedaron en unos ya intensos 36ºC.

Fue un día de abanico, sombrero, granizado y búsqueda de la sombra. Y para quienes son más sensibles a las altas temperaturas, la opción del interior con el aire acondicionado casi fue lo mejor. Con las piscinas públicas todavía por abrir, este sábado del mes de mayo fue bueno para la mayoría de las heladerías, que ofrecen el remedio más apetecible para pasar una tarde tan calurosa.

Lo sabe bien Antonio Tonón, de Helados italianos Aldo, que llevaba desde el jueves preparando más producto para afrontar este fin de semana de alto voltaje. "La gente demanda, sobre todo, mucho líquido, muchos granizados de frutas y horchatas porque son muy refrescantes y fáciles para hidratarse por la calle", explica.

Las frutas y los cítricos son los sabores preferidos en días de calor. ANDREEA VORNICU

En la vecina Helados Tortosa, su gerente Noelia Gericó aprovechó para adelantar el horario de apertura porque "en días de tanto calor, la gente sale antes a pasear y reclama antes el helado". En su caso, reconoce que los fines de semana de mayo con el mercurio disparado son "muy buenos" para el negocio.

De hidratarse saben bien en el equipo de limpieza de Zaragoza en el que trabajan Íñigo Jordán y Arturo Valderrey, que entre escobazo y escobazo buscan la sombra y no se descuidan a la hora de beber agua.

"Cambiamos los recorridos para poder coger sombra siempre que podemos", explica Arturo, que reconoce que la peor parte se la lleva el turno de tarde. Para Íñigo, "la gorra del uniforme es un elemento clave", así como "no perder de vista la botella de agua".

El sentido común, dicen, es su mejor aliado. También para camareros y gerentes de locales como La Pulpería, en plena plaza de España, con pocos árboles que den sombra y la única protección de sus grandes sombrillas.

"La gente busca la sombra y bebidas refrescantes o café con hielo", señala Ramón García, su gerente, que también refuerza el avituallamiento para sus trabajadores. 

Compartir el artículo

stats