Kiosco

El Periódico de Aragón

La pobreza infantil varía en casi 30 puntos en Aragón según el lugar de residencia

La tasa en 2020 era del 42% en Épila y Caspe y del 13,5% en María de Huerva / Las tres capitales se sitúan por encima de la media de la comunidad, que es de 21,4

Un grupo de niños pasean con sus padres por el Parque Grande de la capital aragonesa, | EL PERIÓDICO

La tasa de pobreza relativa en menores de 18 años se ha ido reduciendo en los últimos años en Aragón (cuanto puntos hasta 21,4) y manteniendo un diferencial de 10 puntos con respecto a España. Sin embargo, la vulnerabilidad es desigual según el municipio donde reside el niño y por extensión su familia. Es además más acusado en los pueblos más despoblados, ya que implica también en la existencia de menores servicios públicos, según el informe que ha realizado el Justicia de Aragón relativa a la infancia y la adolescencia en la comunidad.

Pese a que se reconoce que los datos son positivos respecto a España, también se desprende que existe un importante «desequilibrio territorial», una gran disparidad y desigualdad entre los diferentes municipios, siendo la tasa de pobreza entre unos y otros de casi 30 puntos. En este ránking negativo se sitúan Épila, con un 42,9 (cuenta con 882 menores en 2020), seguida de Caspe, con 42,5 (1.794 chavales no habían cumplido los 18 años), Ricla, 41,5 (424 menores) o Illueca, con 40,6 (433).

En el tramo opuesto están María de Huerva, que tiene la menor tasa de pobreza, con un 13,5 (tiene 1.625 jóvenes), Villanueva de Gállego, 14,8 (970), La Muela, un 17,7 (1.285); Zuera, 18 (1.590) y San Mateo de Gállego, con 20,1 (559).

En cuanto a las capitales de provincia, que son las más pobladas, Zaragoza tiene una tasa de pobreza infantil de 25 puntos; frente a Huesca, con un 27,4, y Teruel, con 21,9.

Estas cifras, altas pese a todo, son relativamente bajas en comparación con otras zonas de España, como la localidad extremeña de Oliva de la Frontera, con el 56,1; la jienense Cambil (57,6) o las granadinas Íllora (62), Iznalloz (68,6) o Albuñol, con la tasa más alta nacional, ya que se sitúa en un 69,9.

Épila: Promoción de la salud, educación y empleo

Épila es el municipio de Aragón con la tasa de pobreza más alta de la comunidad, que alcanza un 42,9%, según el informe publicado por el Justicia de Aragón respecto a la situación de la Infancia y la Adolescencia. Le siguen de cerca Caspe (42,5) y Ricla (41,9).

Desde el consistorio de la localidad eran conscientes de esta situación y, por eso, viendo que con la Atención Primaria no era suficiente, se expuso en su momento a la comarca y al Gobierno de Aragón de esas «necesidades excepcionales en materia social» que afectaban especialmente a la infancia más vulnerable. El resultado: se decretó Épila como Zona especial para así llevar a cabo una atención más intensiva. Esto supuso poner en marcha un proyecto con el IASS, allá por 2018, que se renovó posteriormente. Y así como en el resto de la comunidad, los servicios sociales dependen de las comarcas, en Épila lo asume «el ayuntamiento», reconoce Alicia López Martínez, trabajadora social y coordinadora del proyecto de promoción comunitaria. Pero, «al ser el único grama municipal, «no tenemos recursos», solo el personal.

El trabajo gira en tres líneas, salud, educación y empleo, pero siempre desde una visión comunitaria. Una de las peculiaridades de la localidad es que existe un 16% de porcentaje de población gitana, mientras que la media nacional es del 1%, explica la trabajadora social, lo que explicaría ese porcentaje alto en ciertos indicadores, lo mismo con el absentismo escolar. Por eso, cree que paliaría la situación la promoción de «la vivienda y la educación» para evitar desigualdades». En otros indicadores, «estamos mejor», y pone como ejemplo que existen cuatro polígonos industriales.

López Martínez reconoce que el «trabajo es lento» y este proyecto solo lleva tres años en marcha, pero está sirviendo para que las familias puedan «aprovecharse de ese acompañamiento» que se realiza desde el ayuntamiento. La pandemia no ha sido de ayuda ya que «existen perfiles complicados» que ya sobrevivían «buscándose la vida» en el día a día y el confinamiento «ha perjudicado mucho», sobre todo entre aquellos que «ya estaban excluidos».

Compartir el artículo

stats