Kiosco

El Periódico de Aragón

Igualdad de oportunidades

La Agrupación de personas sordas de Aragón reclama "más intérpretes de la lengua de signos”

La organización se congratula de la puesta en marcha de un sistema de accesibilidad visual en la Casa de los Servicios Sociales y reconoce que existen "barreras en la comunicación"

Marisol Osta (intérprete) frente a Jesús Carlos Laiglesia, de la Agrupación de Personas Sordas de Zaragoza y Aragón. ANGEL DE CASTRO

Las personas sordas serán los grandes beneficiarios del sistema denominado Visualfy places (de la empresa Fusió d’Arts Technology) por el que se mejora la accesibilidad y la seguridad de los usuarios en la Casa de los Servicios Sociales, sede del Departamento de Ciudadanía del Gobierno de Aragón. Este sistema recoge a través de inteligencia artificial las alertas sonoras y las transforma en notificaciones visuales y sensoriales en unos corazones dispuestos por la planta baja del edificio y también en los teléfonos de aquellos que se descarguen la app.

Jesús Carlos Laiglesia, responsable de Relaciones institucionales de la Agrupación de personas Sordas de Zaragoza y Aragón, reconoce que la asociación mantiene “una lucha constante por los problemas de accesibilidad y, sobre todo de comunicación”, cuenta con signos, que verbaliza Marisol Osta. Se queja Laiglesia de que muchos edificios no son accesibles para las personas sordas, como una estación de tren o un hotel, por lo que se congratula de este nuevo sistema que “ayuda a la accesibilidad”. De ahí que debería implantarse en el ámbito sanitario, como hospitales o centros de salud y también en el transporte, para que “seamos iguales al resto de la ciudadanía y tengamos el mismo acceso a la información”.

Las personas sordas padecen “una discapacidad invisible” puesto que “si no nos veis comunicándonos con lengua de signos, no diríais que somos discapacitados

decoration

Sin embargo, la Agrupación reclama, sobre todo, acabar con las barreras de la comunicación, ya que “tenemos un acceso limitado a la información”. Para ello sería necesario más intérpretes de lengua de signos, subtitulado, plataformas de videointerpretación de lengua de signos. Y es que, señala, que las personas sordas padecen “una discapacidad invisible” puesto que “si no nos veis comunicándonos con lengua de signos, no diríais que somos discapacitados. De ahí la necesidad de medidas como la videointerpretación, el subtitulado o los intérpretes. Cuenta Laiglesia ese déficit de ya que en los países escandinavos hay un intérprete para cada 5 o 6 personas mientras que en España “uno para cada 250”.

Para ampliar el número hace falta “financiación para aumentar las contrataciones”, porque en este momento “no hay para cubrir toda la demanda”, sobre todo cuando se solicita con tiempo muy ajustados, pero cuenta que “estamos mejor que en situaciones anteriores” y agradece el apoyo que siempre han tenido desde el Gobierno de Aragón.

La pandemia ha hecho mella sobre todo en los más pequeños por las mascarillas ya que era una gran dificultad “sobre todo si tenían resto de audición”. En la escolarización se utilizan aparatos que amplifican los sonidos pero las mascarillas dificultaban esa comunicación; y si llevaban implante o audífono “necesitaban la lectura labial” que se impedía con el tapabocas. Ahora que “estamos volviendo a la normalidad, los niños están más contentos”.

En cuanto a la etapa secundaria y la universidad, ahí “sí que hay intérprete en el aula si lo solicitan” y en Aragón, ha reconocido “funciona bastante bien el sistema” en estas etapas aunque ha reconocido que “en primaria todavía queda mucho por trabajar”.

Preguntado por si sería necesario que todos aprendiéramos lengua de signos, ha señalado que “ojalá se impartiese como optativa” porque una persona sorda debe tener “cuantos más recursos posibles mejor: audífonos, implantes, lengua de signos… no solo apostar por uno si no que tenga todos los recursos a su disposición”.

Compartir el artículo

stats