Kiosco

El Periódico de Aragón

INCENDIOS FORESTALES

El Gobierno de Aragón pide limitar las labores en el campo para prevenir los incendios

Las cosechadoras están detrás del fuego en Burbáguena y de otro focos iniciado este martes

Cuadrillas de bomberos durante las labores de extinción DGA

Tras varios días con la mirada puesta en los montes de la comunidad, Aragón ha respirado este martes por fin en un día en el que no se han registrado nuevos incendios de gran entidad. Es más, en esta jornada se han dado por controlados los fuegos iniciados en Castejón de Tornos (Teruel) y Sigüés (Huesca), después de que hayan ardido más de 2.000 hectáreas. Este miércoles el riesgo sigue siendo «máximo», según ha alertador el consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, por lo que ha pedido suspender «en la medida de lo posible» las actividades agrícolas, que están detrás de algunos de los fuegos declarados en estos días pasados.

Tanto el incendio de Castejón de Tornos –que obligó a desalojar el lunes a 80 mayores de la residencia de Burbáguena– como otro que ha comenzado hoy en Monreal de Ariza –que apenas estuvo activo un par de horas– se han debido a las chispas provocadas por sendas cosechadoras.

Por ello, Olona, que ha visitado la zona cercana al incendio de Burbáguena junto a la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, ha insistido de nuevo en que «se adapten todo tipo de actividades» debido a la situación de riesgo extremo por incendios. Sin embargo, en la vecina comunidad de Navarra, el Gobierno foral ha optado por prohibir directamente las labores en el campo mientras el peligro siga siendo elevado.

El incendio de Castejón de Tornos se ha dado por controlado a las 17:18 horas. El fuego, originado a primera hora de la tarde del lunes en un campo de cereal, ha calcinado alrededor de 2.000 hectáreas de monte bajo, encinar y pinar, de los términos municipales de Castejón de Tornos, Luco de Jiloca, Burbáguena, Baguena y Calamocha. Durante la tarde de este martes, los esfuerzos se centraron en combatir el flanco izquierdo, una zona con una amplia masa forestal donde el fuerte viento, de hasta 60-70 kilómetros por hora, complicó. Y en la mañana se han sumado a las tareas de extinción 50 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Por la noche se han quedado trabajando tres cuadrillas terrestres y tres autobombas.

Ya por la mañana se ha desconfinado la localidad Luco de Jiloca que el lunes se vio afectada por el humo. También se restablecía el tráfico N-234, después de que las llamas saltarán la carretera.

El incendio de Sigüés (Huesca), por su parte, se dio por ha dado por controlado a las 13.35 horas de hoy. Han ardido algo más de 50 hectáreas de pinar y la Guardia Civil detuvo el lunes a una persona por, supuestamente, haber iniciado el fuego de forma intencionada. 

Compartir el artículo

stats