Llega el verano y con él la primera operación salida de vacaciones en la que la Dirección General de Tráfico prevé 315.000 desplazamientos por las carreteras aragonesas. Para evitar el mayor número de víctimas, el organismo lanzó ayer una campaña informativa bajo el lema Saberlo es empezar a evitarlo para intentar concienciar a conductores y peatones. Y no es para menos, en lo que va de 2022 han fallecido 29 personas en las vías urbanas e interurbanas de la comunidad. La última fue justo ayer , un hombre de 54 años en un choque en la HU-V-8611, a la altura del término municipal de Chalamera (Huesca). Y no fue el único siniestro, ya que cinco personas resultaron heridas, tres de ellas graves, en la N-232 a la altura del municipio zaragozano de Quinto. 

Del total de fallecidos este año, un 26% fueron peatones y un 30% motoristas. En lo que respecta a años anteriores en estas fechas, en los meses de julio y agosto del 2021 se registraron 9 fallecidos por accidente de tráfico; el verano del 2020 fueron 8 los muertos y en el 2019 la cifra se elevó a 10. En todas las ocasiones siempre es la provincia de Zaragoza la que registra una mayor cantidad de siniestros. 

En lo que va de año en Aragón ha habido que lamentar 29 víctimas mortales por accidentes de tráfico, dos en las últimas 24 horas en Huesca, ya que el jueves murió un motorista en Monzón.

De estos, el 74% han sido en vías interurbanas, de los que el 68% han fallecido en carreteras convencionales. De los fallecidos en vías urbanas (7 fallecidos), el 43% tenía entre 18 y 24 años y el 29% más de 64 años (en interurbana estos grupos de edad han supuesto el 10% y el 50% respectivamente).

Los principales factores concurrentes en accidentes mortales en vías interurbanas han sido la velocidad inadecuada (35% del total), la conducción distraída, y la irrupción de un peatón en la vía, ambos en un 18% de los casos cada uno.

Atasco en el puente de La Almozara, en Zaragoza. ANGEL DE CASTRO

Este verano ha entrado en vigor una nueva ley de Tráfico que limita al máximo al consumo de alcohol, pena la falta de cinturón de seguridad y limita la velocidad en los adelantamientos.

Los momentos de mayor intensidad este fin de semana serán entre las 16.00 y las 21.00 horas de la tarde del viernes; de 9.00 a 14.00 horas del sábado 3 y de 18.00 a 22.00 horas del domingo 4 de julio. La estimación supone un promedio diario de 105.000 vehículos.

La DGT está poniendo en marcha una serie de medidas de regulación, ordenación y vigilancia del tráfico para dar cobertura al gran número de desplazamientos que se producirán estos días, contando con agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, personal funcionario de los Centros de Gestión de Tráfico, patrullas de helicópteros y personal encargado del mantenimiento de equipos y de la instalación de medidas en carretera, para facilitar la movilidad y la fluidez en las carreteras y velar por la seguridad vial.