Kiosco

El Periódico de Aragón

REACCIONES A LAS MEDIDAS ANTICRISIS

Los economistas advierten de que el cheque de 200 euros "es una prestación circunstancial"

Recuerdan además que se trata de una ayuda "muy concreta para colectivos muy vulnerables"

Los salarios pueden tardar un año en adaptarse a la inflación.

Por el momento y antes de saber el número real de personas interesadas en adherirse al cheque de 200 euros que incluyen el último paquete de medidas aprobado por el Gobierno de España hace apenas una semana, los expertos recuerdan que no se trata de una subvención a la que agarrarse de forma continuada, sino «una ayuda complementaría y circunstancial que podría ayudar a compensar los efectos de la inflación en un determinado momento».

Eduardo Bandrés, catedrático de Economía Aplicada en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza y exconsejero del PSOE en el Gobierno de Aragón asegura que se trata de «una ayuda extraordinaria». «Lo que se pretende es poder paliar una parte de los efectos de la inflación actual sobre una parte muy determinada de la población que son los colectivos muy vulnerables y que carecen de cualquier otro mecanismo de protección», explica Bandrés.

El catedrático recuerda que se trata de una ayuda muy circunstancial para un colectivo muy concreto de la sociedad, ya que, en el caso de aquellos que cuentan con otro tipo de ayudas como pueden ser las pensiones contributivas o el ingreso mínimo vital, se verán revitalizadas con un aumento que marcarán los próximos datos del IPC. Lo mismo pasaría con las pensiones no contributivas que según las mismas medidas se van a aumentar hasta un 15% hasta final de año. Medidas que, de nuevo y de la misma forma que todas las anteriores, tienen como objetivo intentar equiparar las prestaciones al nivel de vida, visiblemente encarecido a causa de la imperante inflación. El experto hace especial hincapié en distinguir entre una prestación por carencia de ingresos y una compensación por el aumento de la inflación. «No hace falta que sea yo quien diga que 200 euros no le van a cambiar radicalmente la vida a nadie pero es que tenemos que ser capaces de entender la medida como lo que es, una compensación que se ofrece de forma puntual para cubrir los efectos de una situación concreta, en esta caso la inflación», explica Bandrés.

Además, el catedrático recuerda que, aunque el límite para acceder a esta prestación esté fijado en 14.000 euros al año –14 pagas del salario mínimo interprofesional–, «existen muchos los hogares en los que figuran trabajadores asalariados, autónomos y parados con ingresos anuales inferiores a esa cifra». Lo que se traduce en que el número de personas que podrán acceder es «bastante amplio». Según las primeras estimaciones en Aragón podrían ser hasta 70.000 personas,

Según las cuentas que realiza el catedrático, la cifra «aunque no cambiara la vida de nadie», es correcta. «Considerando que este tipo de ayudas trata de afrontar lo queda del año 2022, la compensación aprobada de 200 euros vendría a cubrir la mitad de la pérdida de poder adquisitivo durante los próximos seis meses.

Compartir el artículo

stats