La octava ola pandémica continúa su avance en Aragón. La comunidad notificó ayer un total de 913 positivos por covid-19, lo que supone la cifra más alta desde mediados de febrero. La situación en los hospitales, no obstante, no muestra evidencias de peligro por saturación, aunque las autoridades sanitarias aragonesas ya llaman a la prudencia y vuelven a apelar a la responsabilidad individual. 

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, llamó ayer en una rueda de prensa en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza a «intensificar las medidas de protección» frente al covid-19 ante el aumento del número de contagios. Repollés sugirió en repetidas ocasiones recuperar la utilización de las mascarillas en interiores, lo que «debemos reintroducir en la práctica diaria», para proteger a las personas más vulnerables. «Es normal que nos hayamos relajado, pero tenemos que reforzar la idea de proteger a las personas vulnerables utilizando las mascarillas en interiores», ha continuado la consejera.

Sin embargo, aunque se ha dado la voz de alerta, la octava ola todavía no repercute con fuerza en los ingresos hospitalarios. Según los datos del Portal de Transparencia del Gobierno de Aragón, la cifra ahora mismo en la comunidad alcanza las 303 camas ocupadas por enfermos de covid-19. Tan solo ocho de ellos están en las ucis, mientras que el resto permanecen en planta. Del total, 193 ingresos se han producido en la última semana. 

Por hospitales, el Clínico de Zaragoza cuenta con el mayor número de camas ocupadas por pacientes covid, con 64. Le siguen el Servet, con 58, y el Royo Villanova, con 48. En Huesca, el Hospital de Barbastro, suma 25 hospitalizados por coronavirus, mientras que el Obispo Polanco tiene 15 camas covid ocupadas.

Situación «normalizada»

Luis Callén, el gerente del Hospital Miguel Servet, comentó ayer que esta ola epidémica va de momento «a golpes», en referencia a que esta semana el centro tiene 10 pacientes menos ingresados que hace una semana. Ahora hay 58 pacientes con covid en planta en el Servet y ninguno en la uci. Por su parte, el gerente del Salud, José María Arnal, ha señalado que este lunes ha habido «un exceso de pacientes» en las Urgencias del Hospital Royo Villanova, explicando que «cuando esto ocurre se pone sobre aviso al resto de hospitales para derivar pacientes», en este caso al Hospital Nuestra Señora de Gracia y el Miguel Servet.

La incidencia a siete días se sitúa en los 337,3 positivos por cada 100.000 habitantes, mientras que la incidencia a 14 días asciende hasta los 610,1 casos.

Repollés, la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, ha mostrado su «preocupación por la intensidad de los ingresos», si bien ha asegurado que el sistema sanitario aragonés está asumiendo esta nueva ola con «normalidad». «El sistema sanitario está preparado, todos los sanitarios están realizando un esfuerzo muy importante», ha continuado Repollés, subrayando que el Departamento ha trabajado para que no haya merma en la asistencia durante el verano.

EL LABORATORIO DE MICROBIOLOGÍA DEL SERVET, UN SERVICIO PUNTERO

La cadena robotizada de serología y biología molecular del Hospital Universitario Miguel Servet ya se encuentra a pleno funcionamiento y permite tanto adelantar los resultados de las pruebas e incrementar la seguridad para los trabajadores. La consejera de Sanidad, Sira Repollés, visitó ayer este equipamiento junto al gerente del sector, Luis Callén, y el jefe de Microbiología del Servet, Antonio Rezusta. Allí, subrayó que el centro dispone de una tecnología «puntera, eficaz y rápida» para establecer los más altos estándares de calidad, al mismo nivel de los referentes europeos.