Kiosco

El Periódico de Aragón

Política educativa

Las nuevas aulas prefabricadas del colegio Ana María Navales llegan a Arcosur

Educación está pendiente de adjudicar la construcción del centro tras terminar el plazo para presentar ofertas / Las familias están "deseosas" de poner fin a más de un año de contratiempos para poder estrenar la instalación

Material y una de las nuevas aulas prefabricadas, ayer, en inmediaciones del colegio Arcosur. ANDREEA VORNICU

Las nuevas aulas prefabricadas que acogerán el próximo curso a más alumnos del colegio Ana María Navales, todavía pendiente de construir, ya han empezado a llegar a las inmediaciones del centro educativo Arcosur, donde permanecerán el curso entero.

Ha sido esta semana cuando han comenzado los movimientos en la zona para instalar unos barracones que, según fuentes del Departamento de Educación, estarán listos para el comienzo del curso. Se unirán a los ya existentes para acoger el curso anterior a alumnos del Navales.

Si todo sigue sobre la marcha y se cumplen los plazos, este curso 2022-2023 será el último en el que una parte de alumnado del Navales tenga que dar clase en estas aulas prefabricadas. La previsión es que a comienzos del 2023-2024 se pueda hacer ya una ocupación parcial del edificio de Infantil y también del comedor.

«Habrá que ver entonces dónde se ubicarán las tres clases de Primaria que ya existirán en el centro ese curso. En principio nos dijeron que podríamos ocupar aulas destinadas a otra actividad de forma temporal», señalaba ayer a este diario Néstor Pelegrín, vocal de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA).

De momento, las obras para construir 9 unidades de Infantil y 9 de Primaria están pendientes de adjudicar una vez que el pasado 18 de julio finalizara el plazo para que las empresas presentaran sus ofertas. Cuando se conozca el constructor, este tendrá un plazo de ejecución de 18 meses.

Un «mazazo» en marzo

«Cualquier movimiento que hay en la zona ya ilusiona al barrio. Es mucho tiempo esperando y más de un año perdido con respecto a las primeras previsiones», añadía Pelegrín.

Se refiere al contratiempo que hubo en marzo, cuando la licitación inicial del colegio quedó desierta y Educación tuvo que volver a sacar el proyecto con un presupuesto mayor al subir el precio de los materiales. «Aquello fue un mazazo porque todos teníamos en mente que ya este curso íbamos a poder estrenar el colegio», reconocía.

«Si ahora todo va bien, en septiembre del próximo año tendremos colegio. Hay muchas ganas y esperamos que nada se tuerza», añadía Pelegrín.

Por ahora, las familias estarán «muy pendientes» de los barracones (todavía tienen que llegar más) y su duda está en el lugar donde podrán ofrecer extraescolares. «Hasta que no esté todo montado no tenemos claro de cuánto espacio vamos a disponer. Tampoco sabemos cuánto recreo nos va a ceder el colegio Arcosur. En ese aspecto estamos a la espera», apuntó Pelegrín.

Compartir el artículo

stats