Carlos Muñoz, fundador de Virtual&Civán, presenta con más detalle al equipo que hay detrás de esta agencia creativa y la labor que realizan para hacer llegar el mensaje de sus clientes a la audiencia de la manera más adecuada.

¿Quién es el corazón, mente y cuerpo de Virtual&Civán?

Ahora mismo estamos ocho personas. Tenemos diseñadores gráficos, profesionales de la edición y desarrolladores de páginas web y de contenidos para Internet. También tenemos personas encargadas del marketing digital, que se dedican a la gestión de contenidos de una forma estratégica, buscan y desarrollan esos contenidos pero también trabajan en la planificación de campañas online, en el posicionamiento y en el SEO. 

Desde la agencia creativa también hacemos edición de audiovisuales, pero últimamente nos estamos encargando mucho del diseño de espacios, con lo cual también tenemos a una persona especializada en la materia, sean ya espacios expositivos o ferias, e incluso decoración de oficinas. Intentamos ser todo lo multidisciplinares posible y llegar a cubrir todas las necesidades de comunicación que tienen nuestros clientes.

¿Cuál es el perfil de clientes de Virtual&Civán?

Tenemos clientes institucionales y empresas privadas casi al 50%. Trabajamos para instituciones de aquí, de Aragón, principalmente, y solemos hacer desde campañas de publicidad o de divulgación hasta libros, por ejemplo.

El perfil de empresas que tenemos es una empresa pyme de cierto tamaño y estructura, no suelen ser microempresas, aunque también tenemos alguna con la que hemos trabajado desde el principio dándole una identidad. Pero siempre vamos buscando proyectos que tengan cierta ambición porque ahí es donde podemos aportar valor. 

Puede que nuestro perfil de cliente sea una empresa que ya tiene una implantación grande, que tiene una estructura de departamentos, que tiene un departamento de marketing con cierta actividad o que está presente en varios países. Empresas medianas con proyectos ilusionantes, en los que podemos contribuir aportando la imagen y mensajes apropiados, y seleccionando los canales de comunicación más adecuados.

Han cumplido 30 años, ¿Qué esperan de los próximos 30?

Lo que queremos es seguir adaptándonos a las necesidades de comunicación y de diseño que tienen nuestros clientes. En tres décadas hemos tenido que hacer una enorme transformación, el mundo ha tenido muchos cambios y nosotros también para conseguir adaptarnos. No podemos anclarnos a algo solo porque funciona en ese momento, debemos seguir trabajando y valorando nuevas posibilidades creativas.

Con todos esos cambios hemos logrado seguir aquí y posicionarnos como uno de los estudios más longevos de Aragón. Es lo que intento transmitir a mi equipo para que mantengan esa continuidad y sigan creciendo como lo hemos ido haciendo estos 30 años. Sobre todo les aconsejo adaptarse, estar siempre muy atentos y observar por dónde van las tendencias y necesidades de nuestros clientes.

¿Cómo definiría la visión de la empresa?

Con dos términos básicamente, primero, la voluntad de servicio, que creo que nos caracteriza, y segundo, la diferenciación. Siempre intentamos ir un poco más allá, aprovechar el talento del equipo para aportar todo el valor posible a los proyectos en los que participamos.