Kiosco

El Periódico de Aragón

LA PLANIFICACIÓN DEL PRÓXIMO CURSO ACADÉMICO

La Universidad de Zaragoza sigue sin decidir el futuro de la residencia Santa Isabel

El colegio mayor, por segundo año consecutivo, no abrirá como alojamiento juvenil / El campus baraja desde una reapertura hasta que sea sede de algún departamento

El colegio mayor Santa Isabel no abrirá tampoco este curso como residencia juvenil | ANDREEA VORNICU

La Universidad de Zaragoza todavía no ha tomado una decisión sobre el futuro de la residencia Santa Isabel, una instalación que por segundo curso consecutivo no abrirá el próximo septiembre como colegio mayor.

A pesar de que ha pasado un año desde su cierre, la dirección del campus público no termina de decantarse por ninguna opción y todas las posibilidades están ahora mismo sobre la mesa. Es decir, la universidad baraja desde una reapertura como alojamiento juvenil hasta que pueda ser sede de algún departamento o área de la propia institución académica, entre otros usos.

Todo dependerá de la inversión requerida y del gasto necesario que suponga acondicionar el inmueble, así como del contexto de demanda de este tipo de alojamientos.

Las familias ya no buscan tanto alojamientos en los colegios mayores, sino que la opción del piso de alquiler compartido con más estudiantes ha ganado enteros.

decoration

Las condiciones en las que se encontraba el edificio llevaron a la Universidad de Zaragoza a cerrar esta residencia el curso pasado al considerar que no eran óptimas para el funcionamiento habitual de un colegio mayor. En un principio, se iban a llevar obras de reforma y rehabilitación que durarían el curso 2021-2022, pero finalmente no ha sido posible plantear un nuevo uso para este espacio.

Tradicionalmente, esta instalación, ubicada en la calle Domingo Miral y próxima a la residencia Cerbuna, era una de las más demandadas. Ofrecía casi 200 plazas en habitaciones individuales y con un precio mensual de unos 350 euros.

La realidad es que, en los últimos años, la situación ha cambiado en cuanto a las residencias juveniles porque las familias ya no buscan tanto alojamientos en los colegios mayores, sino que la opción del piso de alquiler compartido con más estudiantes ha ganado enteros. Esta es más económica y da más independencia a los jóvenes, que tienen libertad para entrar y salir. Algo que, en un colegio mayor, no es tal.

De este modo, serán tres los alojamientos de la institución académicas abiertos este curso: el Pedro Cerbuna, en la capital aragonesa; el Ramón Acín, en Huesca; y el Pablo Serrano, en Teruel.

decoration

Este hecho, por ejemplo, podría determinar también el futuro de la residencia Santa Isabel, ya que si las solicitudes no son tantas y, además, la natalidad sigue cayendo en Aragón, el futuro podría no pasar por este tipo de negocios.

Tres centros dependientes del campus

Mientras la universidad decide qué hacer, la instalación permanece cerrada, con las ventanas de las habitaciones bajadas y con un patio interior cuyas plantas empieza a reflejar el paso del tiempo.

Al margen de Santa Isabel, el periodo para pedir plaza en los colegios mayores dependientes de la Universidad de Zaragoza ya ha terminado. De este modo, serán tres los alojamientos de la institución académicas abiertos este curso: el Pedro Cerbuna, en la capital aragonesa; el Ramón Acín, en Huesca; y el Pablo Serrano, en Teruel. La relación de admitidos ya se ha publicado, y según los datos, hay lista de espera para acceder tanto al Cerbuna (Zaragoza) como al Serrano (Teruel).

Es posible que algunos de estos estudiantes que no han logrado plaza la consigan. Dado que todavía no han empezado las clases y hay alumnos que solicitan plaza en varias residencias a la espera de saber finalmente dónde cursarán el grado (suele ocurrir con carreras como Medicina), podrían darse vacantes.

Compartir el artículo

stats