La Junta de Seguridad de Huesca, copresidida por la subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar, y el alcalde, Luis Felipe, se reunieron ayer por la mañana para coordinar el dispositivo policial conjunto que velará por la seguridad ciudadana durante las próximas fiestas de San Lorenzo. Este dispositivo contará cada día con una media de 150 efectivos, con especial atención a los actos más multitudinarios.

Policía Local, Policía Nacional, Policía Adscrita y Guardia Civil trabajarán de forma coordinada para garantizar el buen desarrollo de las fiestas, que se retoman tras dos años suspendidas a causa de la pandemia de la COVID-19. En el caso de la Policía Nacional, tal como detalló el comisario Fernando Ascaso, habrá refuerzos de la Unidad de Reacción de Zaragoza, de los grupos de hurtos, de medios aéreos y de la Unidad de Intervención Policial. Mientras que la Guardia Civil se encargará de vigilar los accesos a la ciudad, especialmente en lo referido a los controles de alcoholemia.

Otras fuerzas de seguridad

La subdelegada del Gobierno, Silvia Salazar, agradeció la colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y destacó la coordinación institucional para garantizar el buen desarrollo de unas fiestas «muy esperadas por todos los oscenses, altoaragoneses y visitantes».

Salazar invitó «a disfrutar de estos días de alegría festiva de forma intensa, pero también de manera responsable y guiados por el respeto a la convivencia».

Por su parte, el alcalde de Huesca, Luis Felipe, subrayó «la gran coordinación que existe entre Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Adscrita y Policía Local y Bomberos» y ha destacado «el papel importante que tendrán Cruz Roja y Protección Civil». Asimismo, el alcalde apuntó que habrá seguridad en todos los recintos festivos para que todos los asistentes puedan vivir «una fiesta intensa, pero desde el respeto y la seguridad».

En este encuentro también estuvo presente la directora del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM), María Goikoetxea, quien destacó la participación de esta entidad en la Junta de Seguridad como forma para disponer «de todos los mecanismos necesarios para proteger a las mujeres de las violencias machistas, especialmente las que se sufren desgraciadamente en las fiestas» e incidió en la importancia de «la coordinación para que las mujeres tengan unas fiestas seguras».

A la junta asistieron también representantes de la Policía Local, de la Policía Adscrita, la Guardia Civil y de la delegación territorial del Gobierno de Aragón en Huesca.