La Comisión de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Parlamento aragonés celebró ayer la última sesión de las audiencias legislativas del proyecto de ley de medidas para la implantación y desarrollo en Aragón de tecnologías en la nube (conocida como ley Cloud) con las intervenciones de las organizaciones empresariales Cepyme y CEOE, la asociación de empresas Ametic, el profesor de Derecho Constitucional Enrique Cebrián, representantes de Odiseia y de la Oficina de Software Libre de la Universidad de Zaragoza.

Así culmina uno de los primeros trámites de la ley, que después entrará en el periodo de enmiendas antes de ser debatida de forma definitiva en las Cortes de Aragón.

Una vez finalizado este proceso participativo, que ha tenido lugar en tres sesiones consecutivas durante esta semana por las que han pasado una veintena de colectivos, asociaciones, empresas y expertos, se abre el plazo de presentación de enmiendas tanto por parte de las ciudadanía como de los grupos parlamentarios, hasta el 13 y el 21 de septiembre, respectivamente.

En esta última sesión, la presidenta de Cepyme Aragón, María Jesús Lorente, planteó planteando que la tecnología cloud es un «motor para el desarrollo económico» y «la digitalización es un reto en el que nadie se puede quedar atrás y no puede convertirse en una brecha». «Uno de nuestros objetivos es que todos los autónomos, pymes y micropymes puedan acceder a la implantación de esta tecnología», defendió.  

El director general de CEOE Aragón, Jesús Arnau, manifestó que se trata de «una oportunidad histórica de aprovechar que la transformación digital impregne la competitividad empresarial y, por ende, la productividad en Aragón».

Desde la asociación de empresas Ametic, el presidente de la Comisión Cloud de la misma, Jorge Morillo, afirmó que «el cloud es un nuevo paradigma que ofrece una oportunidad para el sector público y privado» y, para ello, destacó «la importancia de la conectividad» en este ámbito.