La Universidad de Zaragoza, que acumula un sobrecoste en energía de más de 2 millones de euros en el primer semestre del año respecto del mismo periodo de 2021, cerrará sus instalaciones del 1 al 15 de agosto como medida de ahorro y con el fin de optimizar la gestión de los espacios durante estas fechas en las que el uso disminuye de forma significativa.

Según ha indicado este viernes la institución académica, los valores estimados del cierre energético anual (que se hace en Semana Santa, Navidad y verano) indican que la universidad puede dejar de gastar una cuantía superior al medio millón de euros en suministros como agua, electricidad y combustible.

Para lograr ese objetivo, la Universidad de Zaragoza anima a la comunidad universitaria a eliminar el standby de todos los equipos existentes; apagar los ordenadores y pantallas, el termostato de los despachos y laboratorios y los equipos auxiliares de climatización, y asegurar el apagado de la iluminación; agrupar materiales de ensayo en el menor número de neveras o congeladores y desconectar aquellos que se quedan vacíos; ajustar programaciones de equipos de encendido automático, desconectar cargadores o equipos con transformador y bajar las persianas o lamas para evitar el calentamiento de las estancias.

En todo caso, hay algunos edificios de uso extraordinario en los que sí que se mantendrá una apertura diaria por su singularidad, como el hospital clínico veterinario (en la facultad de Veterinaria)

Según los últimos datos disponibles, la universidad logró en el mes de junio consumir un 12% menos de energía eléctrica que en el mismo mes de 2021, pero el ahorro en consumo en mayo fue de más del 13% y en abril del 26%, según ha detallado el gerente de la Universidad de Zaragoza, Alberto Gil.

En todo caso, ha indicado que, a pesar de las medidas de ahorro, la Universidad de Zaragoza acumula un sobrecoste de más de dos millones de euros hasta junio comparado con el primer semestre del año pasado, lo que aboca a generar un modelo de consumo diferente ante un precio "desbocado" de la energía, sin mermar la prestación del servicio.