Kiosco

El Periódico de Aragón

EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Once núcleos reciben agua en camiones cisterna de los bomberos

El Prepirineo de Huesca es una de las zonas más castigadas por la escasez

Una cisterna descarga agua en un pueblo de Huesca. DIPUTACIÓN DE HUESCA

A medida que la sequía se acentúa, en determinados puntos del territorio aragonés el agua para el suministro de boca se agota por completo. Suele suceder en pequeños núcleos del Prepirineo y de las zonas de montaña de Zaragoza, pero no siempre la causa de la escasez es la falta de precipitaciones, sino que en ocasiones se debe a averías o a problemas de la red de abastecimiento.

En estos momentos, en la provincia de Zaragoza reciben agua en cisternas tres pequeñas localidades: Sofuentes, Concilio y Pietas. En cuanto a la de Huesca, los mayores problemas se dan en los núcleos de Las Tiesas Altas, Betesa, Buira, Espierba, Piedrafita (El Run), Campodarbe (Boltaña), Artosilla (Sabiñánigo) y Aguinalíu. En total suman 11 poblaciones.

«La situación es parecida a la de años anteriores, se puede decir que entra de lo normal, si bien este año la falta de precipitaciones se está dejando sentir también», apuntan en la Diputación de Huesca (DPH).

La institución provincial recurre al envío de camiones cisterna a los pueblos afectados para proporcionarles el agua que requieren. Pueden ser desde cubas de 3.500 a 4.000 litros a nodrizas con capacidad para 12.000 litros.

Hasta el momento se han repartido 50.000 litros, pero las necesidades pueden ir incrementándose a medida que avanza el verano por el aumento del número de residentes en los pueblos en periodo de vacaciones. El uso de uno u otro vehículo depende de las necesidades de la población y también de las condiciones en que se encuentran los accesos.

Fuentes y manantiales que se secan

Campodarbe es uno de los núcleos afectados periódicamente por la falta de agua. De ahí que el Ayuntamiento de Boltaña, del que depende, haya excavado un pozo de agua a 150 metros de profundidad con el fin de dar una solución permanente al problema de suministro.

«El nuevo sistema se puso en marcha hace un mes», asegura José María Giménez, alcalde de Boltaña, que confía en que la nueva fórmula que se está poniendo en marcha cubra la demanda de Campodarbe.

Otro de los municipios que suele sufrir la escasez de agua es el de Aínsa, que posee numerosas pedanías dispersas que aumentan de población durante el verano. En esta zona del Prepirineo cuando la falta de lluvias se prolonga mucho tiempo no es raro que se sequen las fuentes y los manantiales que el resto del año garantizan las necesidades de los habitantes que viven de forma permanente.

Reparto de agua en un pueblo del Prepirineo. DIPUTACIÓN DE HUESCA

«De momento no tenemos problemas de abastecimiento, pero pueden producirse en cualquier momento», señala Enrique Pueyo, alcalde de la capital del Sobrarbe. «Lo cierto es que, cuando falta agua, la llegada de los camiones cisterna es de una importancia vital», afirma.

Pero no solo las pequeñas localidades pasan apuros por la falta de agua.

El Ayuntamiento de Jaca ha emitido un comunicado, difundido por las redes sociales, en el que recuerda a los vecinos «la necesidad de cumplir los turnos de riego ante la escasez de caudal del río Aragón».

De momento, el consistorio ha publicado tres bandos en los que apela a la «mesura» de los regantes del canal de Riego Mayor, el de Riego Menor y el General, que recorren el término de la localidad pirenaica.

Escarrilla apela al «consumo responsable»

La localidad de Escarrilla, en el valle de Tena, ha emitido otro bando en el que el alcalde pedáneo, Álvaro Castillo Rico, en el que avisa de que “un verano más caluroso de lo habitual”, más “la falta de precipitaciones” hace “indispensable” la adopción de medidas para que el agua se use de la forma más racional posible. El regidor solicita que, hasta que cambie el tiempo, tanto los residentes, las comunidades de propietarios y los establecimientos hagan un «consumo responsable y sostenible». Esta recomendación significa reducir el riego en los parques, jardines y huertos, así como en las propiedades privadas y municipales. Escarrilla, una entidad local menor dependiente de Sallent de Gállego, multiplica varias veces su población durante los meses de verano, lo que hace que se dispare el consumo de agua. En años normales, eso no es un problema, pero la sequía ha acabado afectándole. 

Compartir el artículo

stats