El calor está apretando este verano de lo lindo, con olas de calor y termómetros en color rojo. Y por eso, las piscinas municipales se han convertido en una buena solución para refrescarse. En Zaragoza son un total de 21, si tenemos en cuenta también los barrios rurales, cada vez más demandados.

Estas instalaciones municipales se abrieron el pasado 11 de junio y así continuarán hasta el próximo 4 de septiembre, muy cerca ya del curso escolar 2022-23.

Este año, los precios de las piscinas municipales se han congelado con respecto a los de la campaña pasada. E incluso se pudo aprovechar de un descuento en los bonos de temporada si se adquirían antes de que comenzara la temporada estival.

Y desde el 11 de junio, ya sin el descuento por venta anticipada, se pueden comprar a través de la aplicación Deporte ZGZ y también en las taquillas de todas las piscinas tanto los abonos de temporada, como los bonos de 10 pases o las entradas individuales.

Descuentos en las olas de calor

Este verano, se ha dado la particularidad que exclusivamente durante las olas de calor, el ayuntamiento ha puesto en marcha un plan para reducir el precio de la entrada individual (siempre que se adquiera en taquilla) a 2,5 euros en caso de los adultos y a 2 euros para menores de edad y mayores de 65 años y pensionistas.

Pero el precio habitual de los accesos es el siguiente:

Los precios de los abonos

  • Abono adulto: 77 euros
  • Abono para menores de 18 años: 46,60 euros
  • Abono para personas de la tercera edad: 35 euros

Los precios de las entradas diarias

  • Entrada adulto de lunes a viernes: 4 euros
  • Entrada adulto sábados y festivos: 4,70 euros
  • Entrada menor de 18 años de lunes a viernes: 2,70 euros
  • Entrada menor de 18 años sábados y festivos: 3 euros
  • Entrada persona de la tercera edad de lunes a viernes: 2,60 euros
  • Entrada persona de la tercera edad sábados y festivos: 2,80 euros

Te puede interesar:

Con estos precios, durante el pasado mes de julio, las instalaciones municipales incrementaron un 15% sus usos respecto al año 2019, llegando incluso a doblar el número de bañistas en los días de ola de calor, con los precios reducidos.

Por lo que esta temporada, las piscinas están teniendo mucho éxito en la ciudad y sus barrios rurales.