Kiosco

El Periódico de Aragón

ENTREVISTA AL JEFE DE LOS EQUIPOS DE RESCATE DE LA PROVINCIA DE HUESCA

"Un día entre semana puede haber hasta cinco rescates"

El teniente Baín Gutiérrez, que dirige el Greim de Jaca, aconseja salir, como mínimo, en grupos de tres personas

El teniente Baín Gutiérrez, jefe del Greim de Jaca y del resto de grupos de la provincia de Huesca. GUARDIA CIVIL

El teniente Baín Gutiérrez Vara, que es de ascendencia cántabra, asegura que llegó a su actual cometido en la Benemérita «por casualidad», según sus palabras, a raíz de un cursillo de montaña al que se apuntó. Claro que, en su caso, ya había esquiado de pequeño y también había rapelado. Además, con la experiencia y la práctica su vínculo con la montaña se ha ido haciendo más fuerte si cabe. De hecho, ejerce su trabajo en el Pirineo desde 2007, lo que le da un amplio conocimiento de la cordillera. En la actualidad dirige el grupo de rescate de Jaca y el resto de unidades de montaña de Huesca, las más activas de España en materia de rescates.

Las cifras provisionales de rescates indican que este verano la Guardia Civil se está empleando a fondo.

Lo cierto es que estamos teniendo muchas intervenciones, incluso los días de diario pueden ser tres, cuatro e incluso cinco. Hay un importante incremento de rescates, pero esa es nuestra función, auxiliar a quien lo necesita.

¿Cuántos accidentes mortales ha habido hasta la fecha?

Hasta la fecha, desde que empezó el año, ha habido en Huesca seis fallecidos, pero uno de ellos era de parapente, otro de salto base y también uno de una persona que sufrió un infarto. Hubo un fallecido en el Aspe a principios de año, dos en Panticosa, uno en los Infiernos y otro en el Gran Facha, si bien la víctima cayó en el lado francés. El accidente de parapente fue en la zona de Benasque y el del saltador base ocurrió cerca de Boltaña, en La Peña creo. Además, el grupo de Huesca hizo otro rescate de un accidentado que falleció, pero ese fue en el Moncayo, cerca de Tarazona, en la provincia de Zaragoza.

Rescate en la Punta de las Olas, en el Sobrarbe, este verano. GUARDIA CIVIL

El calor es un factor con el que deben contar los aficionados a la montaña, ¿no es así? 

La información meteorológica es fundamental, sobre todo en el tiempo en que estamos ahora, ya sea por el calor o por la posibilidad de tormenta. El tiempo cambia bruscamente y se puede pasar rápidamente de mucho calor a mucho frío y viceversa. Ojo con los calores extremos. Ahora, con las altas temperaturas, hay que salir a hacer la actividad muchísimo antes, a las cuatro o las cinco de la mañana, que es cuando mejor hace, buscar parajes con sombra, llevar crema protectora y gafas de sol e ir debidamente equipado, con la batería cargada y nunca está de más un frontal o linterna.

De hecho se están registrando muchas asistencias por golpe de calor. 

Estas últimas semanas hemos realizado numerosas intervenciones por golpes de calor, del orden de 15 o 20 e incluso más, cuando otros años apenas se registran.

Los expertos no se cansan de repetir que a la montaña hay que ir acompañado.

En efecto, es importantísimo no ir nunca solo a la montaña. El grupo mínimo son tres personas. Si hay un accidentado, el segundo se queda con él y el tercero va a pedir ayuda. Además, en el caso de ir solo, algo que no se debería hacer, es preciso informar a otras personas del itinerario y los horarios, porque si nos pasa algo alguien pueda dar la voz de alarma.

¿En qué momento se puede considerar que una excursión, una travesía, un descenso de barranco o una escalada ha terminado con éxito?

La actividad no acaba en la cima, ni siquiera en el coche, sino cuando estoy en casa, pues se debe tener en cuenta el cansancio que produce haber realizado una actividad de envergadura.  

Compartir el artículo

stats