Kiosco

El Periódico de Aragón

FIESTAS DE SAN LORENZO

Huesca rozará el cien por cien de ocupación en San Lorenzo

La ciudad ofrece más de mil plazas hoteleras que se llenarán estos días

Animado aspecto de los Porches de Galicia en la tarde de este sábado. ANGEL DE CASTRO

Tras dos años de privación festiva por culpa de la pandemia de cóvid, San Lorenzo ya hace días que calienta motores y los hoteles de la ciudad de Huesca tienen asegurada de momento una ocupación media del 70%. Sin embargo, a medida se aproximen los días clave de las fiestas, los distintos tipos de alojamiento rozarán el lleno total, según datos de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo.

«Se espera que ese porcentaje de ocupación pueda ser muy cercano al 100% durante toda la semana, gracias a las reservas de última hora y sobre todo durante el fin de semana y el puente del día 15», apunta Pablo Villacampa, gerente de la entidad hotelera.

«Hay que tener en cuenta que las fiestas se celebran en agosto, un mes de vacaciones para los españoles», explica. En unas ocasiones, esas reservas están motivadas por las propias fiestas, pero en otras los clientes, que generalmente están de paso, desconocen que es San Lorenzo, «con lo que se llevan una grata sorpresa».

En la hostelería tampoco van a tener problemas. El lleno está asegurado en bares y restaurantes. «Estamos contentos porque las perspectivas de este año son buenas», afirma Carmelo Bosque, presidente de la misma asociación turística.

Las peñas captan socios y fomentan sus actividades con vistas a las fiestas. ANGEL DE CASTRO

Ganas de pasarlo bien

«La gente tiene ganas de divertirse y se ve animación en las calles, con colas en las peñas y en la plaza de toros», continúa el hostelero, que hace un llamamiento al «consumo responsable de alcohol» y a la «concordia y el respeto» entre quienes participan en los actos lúdicos.

Según cálculos referidos a los Sanlorenzos de 2019, última ocasión en la que se celebró la fiesta sin restricciones, muchos locales del sector del ocio pueden llegar a hacer estos días, en algunos caos, hasta el 25% de la facturación.

«Son siete días muy fuertes», subraya Bosque, que recalca que dentro del calendario festivo hay momentos de mucha afluencia, como el día del santo patrón o el puente central de agosto.

En su sector, afirma, «se reserva con mucha antelación», lo que ayuda a los profesionales de la hostelería a planificar su actividad.

Las peñas, el alma de la fiesta, ya están en la calle, esperando impacientes el chupinazo. ANGEL DE CASTRO

Las fiestas vuelven a ser lo que eran

Además, si bien las fiestas no se celebraron los dos años pasados, en 2020 y 2021, la ciudad de Huesca vuelve a presentar la misma oferta que había antes de la pandemia.

«Hay mucha ilusión por recuperar todo lo perdido durante este tiempo, tanto por parte de los hosteleros como de la clientela», indica Villacampa.

«Han sido dos años muy duros que han provocado cierres de establecimientos, en su mayoría injustos», lamenta, no sin antes precisar que reconoce la gravedad de la situación generada por el cóvid.

El resultado de las limitaciones impuestas durante las fases más graves del coronavirus, agrega, ha sido que ha debilitado la economía de los empresarios del sector hostelero y de sus empleados.

Preparativos para las fiestas de San Lorenzo, este sábado, en el centro de Huesca. ANGEL DE CASTRO

En busca de más promoción

Pablo Villacampa considera que las fiestas de San Lorenzo, entre el 9 y el 15 de agosto, generan «un impulso de un recorrido limitado» al tener una duración de una semana y algo más.

«No duran todo agosto, pero son sin duda un buen elemento de promoción, aunque aún nos falta mucho para llegar al nivel de las fiestas de otras ciudades», reconoce el responsable de la asociación turística.

En su opinión, la capital oscense tiene su principal punto fuerte en el atractivo turístico de la ciudad y la provincia, desde la naturaleza, la montaña y los grandes espacios a la gastronomía y la huella que la historia ha dejado en sus pueblos y ciudades.

Las cifras que maneja su asociación apuntan a que los negocios de hostelería más céntricos obtienen entre el 15% y el 20% de su facturación anual en San Lorenzo. Con todo, Villacampa explica que carece de cifras y estadísticas que le permitan establecer la cifra concreta de beneficios que se derivarán de las fiestas de este año.

Chupinazo a reventar

Lo que está claro es que en los momentos culminantes de las fiestas de San Lorenzo la oferta hotelera de la ciudad, que cuenta con un total de 1.083 plazas, se quedará corta.

Determinados actos, como el chupinazo desde el balcón del ayuntamiento en la plaza de la Catedral, o las intervenciones de los Danzantes de San Lorenzo, por no hablar de las corridas de toros, atraen a un público muy numeroso de todo Aragón y del resto de España.

Además, en los prelaurentis (las celebraciones organizadas con anterioridad a las fiestas) se percibe ya un gran ambiente, lo que da una idea de por dónde van a ir los tiros.

Pero, más allá de los beneficios que traiga San Lorenzo, lo que preocupa a los oscenses sobre todo es que las fiestas discurran sin problemas. El propio alcalde de la ciudad, Luis Felipe, dictó hace poco un poco un bando en el que apelaba al espíritu cívico de los vecinos y los visitantes y les pedía un comportamiento respetuoso. 

Compartir el artículo

stats