Kiosco

El Periódico de Aragón

Luis Gascón: "Salud Pública es invisible hasta que aparecen los problemas"

Responsable de la campaña de vacunación contra el covid, acaba de acaba de jubilarse tras 35 años en Salud Pública y 26 como jefe de servicio

Luis Gascón, esta semana en la plaza de Lecina (Huesca), donde pasa sus vacaciones.

Tras 35 años en Salud Pública (fue la primera promoción de médicos de sanidad que entraron por oposición en el año 1987) y 26 como jefe del servicio de Prevención y Promoción de la Salud, Luis Gascón, coordinador de la campaña de vacunación contra el covid, acaba de jubilarse. Estas primeras vacaciones sin regreso al trabajo las pasa en Lecina, «un pueblecito de Huesca muy tranquilo y familiar», rodeado de la familia.

Han sido dos años muy duros por el coronavirus y ya se tenía que haber jubilado el año pasado. ¿Tenía ganas?

Tenía ganas de volver a la normalidad, como todo el mundo, ganas de recuperar lo que perdimos hace un par de años; y en eso entraba también mi idea de jubilación. Pero me tocó, como a mucha gente del sistema sanitario, añadir algún tiempo más al que habitualmente hubiéramos estado.

Han sido 35 años dentro de Salud Pública. ¿Qué balance hace?

Las cosas han cambiado mucho. Empezamos con la pandemia de ese momento que era la de VIH y sida, muy diferente a esta pero con algunos puntos comunes que tienen que ver con la respuesta social, el miedo y la incertidumbre. A nivel estructural, también ha habido cambios, siempre a mejor, pero queda pendiente que se contemple la Salud Pública desde un ámbito mucho más cercano al sistema sanitario. En estos momentos depende de los Departamentos de Sanidad pero tiene una vinculación escasa con el sistema sanitario. En esta pandemia de coronavirus se ha demostrado la importancia de ese nivel de coordinación y lo conseguiremos más pronto que tarde.

"La entrada del coronavirus en las residencias y el VIH y el sida han sido los momentos más duros"

decoration

Se le recordará por la campaña de vacunación.

Yo siempre pongo en valor el enorme trabajo que ha llevado a cabo un equipo de gente profesional del departamento de Sanidad que yo creo que no se reconocerá bien el trabajo que ha habido ahí, la cantidad de tiempo, dedicación, esfuerzo y quitar tiempo a las familias para trabajar en eso durante el año y medio que ha durado la campaña de vacunación.

Me refería a que ha habido mucho trabajo en 35 años pero el coronavirus lo tapa todo.

Sí, pero es normal, porque ha sido mucho más visible. En general decimos que la Salud Pública es algo invisible y solo aparece cuando vienen los problemas, y en este caso los problemas han sido multiplicados porque el tipo de pandemia que hemos padecido no es normal, no tiene las repercusiones sociales, económicas y sanitarias que ha tenido esto. El equipo de Salud Pública ha estado muy visible, para lo bueno y para lo malo. Llevo en el área de vacunas muchos años y hemos trabajado en la incorporación y mejora de los calendarios de vacunación infantil, de adultos, vacunación de riesgo… pero es evidente que lo más visible es lo que queda de los últimos años, lo relacionado con el covid.

¿Cómo ha llevado esta exposición ante los medios?

Antes era sobre la campaña de vacunación de gripe, incorporación de vacunas nuevas al calendario o temas relacionados con Educación y Promoción de la salud, pero ahora se ha multiplicado especialmente, en el caso del director general de Salud Pública. Hace poco hacíamos números y nos quedábamos estupefactos de la cantidad de ruedas de prensa, de comunicaciones y entrevistas. Ha sido una exposición que normalizas pero no acabas de entender, aunque forma parte del trabajo, pero el trabajo de verdad, el de reflexión, de toma de decisiones, está interno. Lo hemos llevado como hemos podido.

¿Definiría la campaña de vacunación como un éxito?

Yo creo que ha ido muy bien. Sufrimos tres meses iniciales, en el primer trimestre de 2021 con esa incertidumbre y con llegadas muy escasas y hubo que trabajar mucho en la selección de personas vulnerables a vacunar. Pero luego creció la velocidad de llegada, y se superó la dificultad del propio manejo de la vacuna, por su control de temperatura y creo que se hizo un trabajo muy bueno en el conjunto de España. La coordinación, si no perfecta, ha sido muy buena. Se puede sacar alguna lección y podíamos haber modificado algo, pero en el caso de Aragón fundamentamos la campaña de vacunación en dos elementos clave, la autocita y la accesibilidad de la vacuna implicando a Atención Primaria y esas claves han funcionado perfectamente.

"Irán saliendo enfermedades infecciosas, que tendrán otros perfiles, pero seguiremos necesitando una Salud Pública potente y con capacidad para dar respuesta a los retos que se plantean"

decoration

Queda gente sin vacunar, terceras dosis no puestas, la cuarta. ¿Seguiremos hablando vacunas covid durante mucho tiempo?

Es difícil hacer futuribles de cómo va a evolucionar. Entendemos que esta cadencia en ondas epidémicas que hemos ido recorriendo en estos dos años, seguirá, pero tenemos la esperanza de que sean suficiente las vacunas ya utilizadas y las que incorporarán mejoras sustanciales respecto a las últimas cepas y a la efectividad. En ese sentido vamos a ver cómo queda si como una vacunación periódica estacional, como puede ser la de la gripe, que es probable, o lo damos por superado para la mayoría de población y empezamos a normalizar nuestra propia vida.

Sin darlo por superado aparece la viruela del mono.

Irán saliendo enfermedades de raíz infecciosa, que tendrán otros perfiles pero seguiremos necesitando una Salud Pública potente y con capacidad para dar respuesta a los retos que se plantean. Todas estas situaciones históricamente nos han ayudado a mejorar los sistemas de salud pública. Los salubristas del siglo XIX lo vieron con el cólera, ayudó muchísimo a mejorar las estructuras sanitarias españolas y europeas, y veremos si el coronavirus ha servido para dar un empujón fuerte a la gestión más directa y al conocimiento de los datos de forma más precisa.

¿Cuál ha sido el momento más duro de su carrera?

En relación con el coronavirus, los primeros meses en los que la infección entró en las residencias y generó situaciones muy complejas y dolorosas y la gestión que hubo para intentar limitar las consecuencias fueron muy duras. Si miro hacia atrás, a finales de los 80, la puesta en marcha de medidas que aliviaran la situación de los enfermos de sida, porque cuando acababan su paso por el hospital había muy pocas expectativas, y en muchas ocasiones no había un sitio donde podían estar. Trabajar en la gestión de este tipo de recursos fue para mí duro y complicado porque tienes dar respuesta a algo desconocido y con un nivel de incertidumbre elevado.

¿Y el más satisfactorio?

Si tengo que señalar algo que ha sido una constante en los 35 años en Salud Pública, ha sido el nivel de relación profesional y humana que hemos tenido en el departamento. Ha habido un ambiente, en algunos casos, envidiable. Hemos trabajado bien y formado un gran equipo.

Hablaba al principio de que un reto de la Salud Pública es integrarse en el sistema sanitario. Dígame otros.

Ahora mismo las dificultades que tiene Salud Pública, no solo en Aragón, es en la capacidad de competir en el mercado por los profesionales, médicos y de enfermería; de esa necesidad de que los profesionales opten por una línea de trabajo: hablo de mejoras profesionales , retributivas y de otra situación distinta a la que tenemos ahora, una mejora general en la estructura del propio trabajo. Desde mediados de los años 2000 hemos trabajado un plan estratégico donde se contemplan esas posibilidades es elección para consolidar una salud Pública futura con capacidad de respuesta y profesionalizada.

¿A qué va a dedicar su tiempo libre? ¿Echará de menos el ritmo del día a día del departamento?

No sé si echar de menos sería la palabra. Tengo muchas cosas en perspectiva. Algunas relacionadas con el trabajo, como la tesis doctoral sobre la pandemia de cólera, pero también hay muchas actividades que he echado de menos estos años, sobre todo dos: frecuentar más y mejor a los amigos, empiezo ahora a recuperar; y viajar, que lo dejé aparcado, además de todo lo relacionado con estar rodeado de la familia.

Compartir el artículo

stats