Kiosco

El Periódico de Aragón

COMIENZAN LOS TRABAJOS EN LA MERCED

El Gobierno de Aragón inicia las obras de la primera promoción de VPO en una década

La construcción de 27 viviendas, 88 trasteros y 90 garajes empieza en Huesca. El Gobierno tiene en marcha proyectos para más de 1.000 alojamientos públicos

Comienzo de las obras en el solar de La Merced, en Huesca.

La ciudad de Huesca ha vivido este lunes el comienzo de la primera promoción de obra pública financiada por el Gobierno de Aragón en la última década.

El Ejecutivo aragonés ha impulsado la construcción de 88 viviendas en el antiguo solar del cuartel de La Merced, en la capital altoaragonesa, del que se ha dado el primer paso.

El proyecto supondrá la construcción de un edificio de 88 viviendas públicas con trasteros y garajes, que se prevén destinar para alquiler «asequible» y que se ejecutarán en tres fases. Las obras de la primera han comenzado con un plazo de ejecución de hasta 24 meses y un presupuesto de adjudicación de 5.590.151 euros más IVA.

La directora general de Vivienda y Rehabilitación del Gobierno de Aragón, Verónica Villagrasa, recordó que esta primera fase incluye la construcción de 27 viviendas, 88 trasteros y 90 garajes, además de la obra completa de urbanización de las calles adyacentes al solar.

A la inversión destinada a la ejecución de las obras se le unen los 125.000 euros (más IVA) del contrato conjunto de servicios de dirección de obra, dirección de ejecución, coordinación de seguridad y salud y dirección de obra de instalaciones y telecomunicaciones.

"Hoy somos testigos del inicio de las obras de un proyecto ambicioso y de gran interés para la ciudad de Huesca; hemos conseguido salvar cada una de las dificultades para convertir el solar en el que se ubicaba el antiguo cuartel de La Merced en un edificio de viviendas públicas para alquiler asequible", señaló Villagrasa.

Más de 1.000 viviendas de alquiler asequible proyectadas

La rehabilitación de espacios o la puesta en marcha de nuevos edificios de viviendas destinadas al alquiler social o asequible es una de las señas de identidad del Ejecutivo aragonés, que con estos primeros trabajos sigue ahondando en una política que pretende aumentar el parque público de vivienda para, indirectamente, fomentar una bajada de los precios del alquiler.

Hace menos de un mes, el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, anunciaba que salía a licitación la enajenación de tres lotes de solares en Zaragoza, Huesca y Fraga a través de Suelo y Vivienda de Aragón para lograr, como mínimo, 76 viviendas más.

También están en marcha proyectos como el residencial Pirineos con más de 300 alojamientos para jóvenes o la transformación de los cacahuetes de la Expo en más de 500 viviendas en Zaragoza, y se han entregado ya las llaves de los 6 apartamentos en Alcañiz –tras la reforma de los edificios de camineros– y otros diez en Teruel, tras reformar el Parque de Maquinarias, que estaba en desuso.

A todo ello se suman otras iniciativas de rehabilitación, como la redacción del proyecto para la creación de 22 viviendas en Graus, también en edificios de camineros; y de 12 viviendas en Zaragoza adquiridas para alquiler social.

El proyecto de La Merced

Las 27 viviendas de la primera fase en La Merced se dividen en cinco de un dormitorio, otras cinco de dos, 15 de tres dormitorios y dos de cuatro.

Verónica Villagrasa destacó que el proyecto es fundamental para la ciudad de Huesca, «porque ampliará el parque de vivienda en alquiler en la ciudad proponiendo un modelo de alquiler público» y explicó que «el alquiler público asequible está pensado para aquellas personas que, sin estar en situación de vulnerabilidad, no pueden hacer frente al alquiler o la compra en el mercado libre».

Además, revitalizará una zona del casco urbano de la ciudad y pondrá más viviendas de alquiler en el mercado, lo que servirá para contener los precios en la ciudad.

Estas viviendas se construirán con criterios de bajo consumo energético para obtener la certificación Passivhaus classic, lo que supone también la reducción del gasto en energía para los inquilinos. 

Compartir el artículo

stats